Las croquetas de pollo deben pasarse por harino, huevo y pan rallado para freírlas.

Croquetas de pollo, receta fácil para un éxito seguro

Las croquetas son un clásico de la cocina casera y tradicional, pero el secreto de su sabor sigue siendo un misterio. La bechamel, los tiempos o el tipo de rebozado son algunos de los elementos decisivos.

13 octubre 2022

Las croquetas de pollo deben pasarse por harino, huevo y pan rallado para freírlas.
Las croquetas de pollo deben pasarse por harino, huevo y pan rallado para freírlas.

Las croquetas de pollo son un plato estrella en cualquier situación. Aunque se asocien con la cocina más tradicional y casera, las croquetas se han convertido casi en un arte culinario en sí mismas. La dificultad es baja y el secreto está en la salsa bechamel, la consistencia de la fritura y un relleno bien guisado que no sea ni muy compacto ni muy líquido. Para ello, es necesario seguir al dedillo los pasos, tiempos y cantidades. 

Ingredientes

  • 1 l. de leche
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 muslo de pollo
  • 3 huevos
  • 200 g. de harina
  • Pan rallado
  • 40 g. de mantequilla
  • Agua
  • Sal
  • Nuez moscada
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Perejil

Utensilios necesarios

  • Dos cazuelas
  • Dos sartenes
  • Varilla
  • Fuente
  • Papel de film
  • Papel absorbente
  • Platos
  • Dos cucharas soperas

Croquetas de pollo, paso a paso

  1. Retirar la piel del muslo de pollo y ponero a cocer con agua, sal, ramas de perejil y la parte verde de la cebolleta durante 20 minutos.
  2. Retirar, escurrir, desmigar y reservar la carne de pollo.
  3. Poner dos huevos a cocer durante 10 minutos.
  4. Retirar del agua, pelar y reservar.
  5. Pelar y picar la cebolleta y los dientes de ajo. Pochar en una sartén con un chorro de aceite y sal.
  6. Incorporar harina y mantequilla y remover con unas varillas para formar el roux. 
  7. Verter leche poco a poco sin dejar de remover con las varillas para evitar grumos.
  8. Incorporar la carne de pollo desmigada, los huevos cocidos picados, nuez moscada y un poco de perejil troceado.
  9. Integrar todos los ingredientes y cocinar durante 5 minutos a fuego suave.
  10. Al obtener una masa espesa, extenderla a una fuente y tapar con papel de film una vez enfríe. Reposar la masa de las croquetas de pollo durante dos horas fuera del frigorífico.
  11. Para freír, batir un huevo y colocar abundante pan rallado y harina en dos platos.
  12. Dar forma a las croquetas con la mano o con ayuda de dos cucharas soperas. Pasar por harina, huevo, pan rallado y freír en una sartén con abundante aceite caliente.
  13. Al retirarlas, colocar las croquetas de pollo sobre un papel absorbente para eliminar el exceso de grasa. 

Un consejo para no olvidar

  • Si la masa de croqueta es demasiada o la ración planeada es menor, es posible congelar la elaboración sin que esto afecte a su sabor o textura. Es una de las ventajas de la bechamel. 

Pan rallado casero, un extra de sabor

Uno de los trucos que ayudan a conseguir un sabor más auténtico e intenso en las croquetas es utilizar pan rallado casero. Para ello se necesita pan, a poder ser duro de varios días, y un cuchillo de sierra, horno y una batidora o picadora. Es tan sencillo como hacer rebanadas finas y picarlas. A continuación, volcamos el pan rallado en una bandera de horno y lo introducimos en el horno a 150ºC con temperatura arriba y abajo. El tiempo dependerá de los días de antigüedad del pan, lo habitual es hornear durante 20 minutos pero lo recomendable es vigilar a partir de los 15 minutos para que no se queme. Tras dejarlo enfriar, está listo para su uso.

Otros rellenos tradicionales

  • Jamón. Junto con las croquetas de pollo, las de jamón son otro de los platos clásicos de la cocina española.
  • Calamar en su tinta. Es posible obtener bechamel negra si se añade tinta de calamar, que además aportará un sabor característico salado y con poso. Esto es recomendable para la elaboración de croquetas de calamar o sepia.
  • Setas. En otoño comienza una temporada de croquetas estacionales que tiene como protagonista del relleno a las setas. Aunque lo habitual es cocinar con boletus, otras especies son perfectas para esta receta.
  • Marisco. Las croquetas de marisco se obtienen añadiendo un poco del caldo de marisco que se obtiene al hervir langostinos, gambas u otro ingrediente de ese tipo. También deben picarse e integrarse con la bechamel.
  • Maíz y jamón york. Una de las versiones del relleno de croqueta más especial es el de maíz y jamón york, un clásico a su vez entre las empanadillas argentinas. El sabor dulce de ambos ingredientes contrasta con la salsa salada.
  • Quesos. Es posible hacer croquetas de queso y no bolas de queso si se añade el lácteo en cubos durante la elaboración. Es necesario que no se funda totalmente o solo habrá relleno como salsa.

Destacados

Relacionados

Pascual lanza Big Day, su apuesta para acompañar el desayuno con cereales y fruta.

Pascual amplía su gama de yogures con Big Day, su apuesta para el desayuno

Este nuevo producto ha comenzado a comercializarse en formato de 125 gramos, con sabor a fresa o frutos del bosque y con cereales. Además de esto, Big Day no necesita frío para su conservación.

/
Los canelones de espinacas requieren de mayor atención para evitar un relleno seco.

Canelones de espinacas, una versión ligera de un clásico italiano

Los canelones de espinacas se han convertido en la alternativa ligera y más conocida a los clásicos canelones italianos de boloñesa. El relleno de esta elaboración debe cuidarse de manera especial para que no resulte seco o demasiado cocinado.

/
La consejera Teresa Jordà presentando el Institut de la Llet i els Productes Làctics.

Nace el Instituto de la Leche y los Productos Lácteos en Cataluña

El objetivo del Instituto de la Leche es poner en valor los lácteos como alimentos saludables desde una perspectiva científica y fomentar su consumo.

/