La forma de terapia más común contra la osteoporosis para por la inclusión de una cantidad adecuada de lácteos en la dieta.

El papel de los lácteos en la prevención de la osteoporosis

Cuando se sufre una fractura tras un golpe o caída menor, las alarmas saltan y es necesario comprobar el estado de los huesos. Es uno de los síntomas de la osteoporosis.

8 febrero 2024

La forma de terapia más común contra la osteoporosis para por la inclusión de una cantidad adecuada de lácteos en la dieta.
La forma de terapia más común contra la osteoporosis para por la inclusión de una cantidad adecuada de lácteos en la dieta.

Cuando se sufre una fractura tras un golpe o caída menor, las alarmas saltan y es necesario comprobar el estado de los huesos. Es uno de los síntomas de la osteoporosis, una enfermedad común que avanza de manera silenciosa por el esqueleto. Se caracteriza por la pérdida de densidad ósea y el aumento de la fragilidad. La prevención es un factor clave a la hora de tratar e intervenir esta dolencia, que condiciona la vida de la persona que la sufre. Para ello, el consumo de lácteos es un elemento fundamental por tratarse de una fuente rica en calcio y vitamina D, nutrientes esenciales para una correcta salud ósea. 

¿Qué es la osteoporosis? 

La osteoporosis es una enfermedad esquelética que se caracteriza por la pérdida de masa ósea y su consecuencia, el adelgazamiento del hueso. Este suceso está acompañado de un empeoramiento y deterioro de la arquitectura del tejido óseo, un elemento clave para desarrollar una resistencia adecuada. La consecuencia principal de la osteoporosis es el aumento de riesgo a sufrir fracturas y la fragilidad, en general, del esqueleto. 

Columna vertebral y cadera son los dos conjuntos óseos que más deben cuidarse si se sufre osteoporosis, pero cualquier hueso es una posible diana de esta dolencia. La gravedad de la enfermedad no pasa solo por el dolor que provoca, de diferentes agudezas e intensidades, sino que con el paso de la edad también se suman a la ecuación la limitación funcional y el empeoramiento de la calidad de vida de las personas. 

La pérdida de densidad ósea ocurre de manera silenciosa, sin provocar ningún síntoma, y la enfermedad avanza en la mayoría de los casos sin ningún tipo de diagnóstico o tratamiento. Por lo general, la detección de la osteoporosis sucede como consecuencia de una fractura, más si se trata de una lesión provocada por un golpe o una caída menor. Es una dolencia común en la vejez y su dispersión por sexo es igualitaria, aunque es más frecuente y acusada entre las mujeres por la descalcificación de sus huesos como consecuencia de la menopausia. 

Existen factores que incrementan las posibilidades de padecer osteoporosis, incluso de manera precoz. Este es el caso, por ejemplo, de la deficiencia de calcio y vitamina D por malnutrición, vida sedentaria o nula actividad física. Tampoco es beneficioso el consumo de tabaco y alcohol. Por tanto, la prevención se vuelve indispensable en el tratamiento de la osteoporosis. Para ello, es recomendable mantener una dieta rica en lácteos. 

¿Cómo interviene el calcio en la osteoporosis? 

El calcio es un mineral necesario a lo largo de toda la vida y que se convierte en un esencial durante parte de la vida humana, especialmente en las etapas de crecimiento. Sin embargo, su consumo en la tercera edad debe ser riguroso para no sucumbir a las inclemencias de la vejez. El calcio se encuentra detrás del crecimiento y la reparación ósea, es el mineral encargado de la fortaleza de los huesos. Por ello, es recomendable ingerir 3 raciones de lácteos al día. 

Aunque es posible recibir suplementación cálcica, lo más recomendable es recurrir a fuentes de calcio más directas y orgánicas, como los alimentos. Varios estudios muestran la relación directa entre mantener también una gran ingesta de vitamina D para reducir las fracturas, ya que este nutriente favorece que el calcio permee y se conserve en el hueso. Otros nutrientes como las proteínas se han mostrado de gran utilidad a la hora de mejorar la salud ósea. Por estos motivos, los lácteos son un alimento especialmente indicado para la prevención y el tratamiento de la osteoporosis. 

La forma de terapia más común contra la osteoporosis para por la inclusión de una cantidad adecuada de lácteos en la dieta, la práctica de ejercicio físico adaptado a la edad y el descanso. En cualquier caso, esta enfermedad actúa de manera diferente en función del organismo y se manifiesta en diversos tipos. Para recibir el mejor diagnóstico y el tratamiento más adecuado, lo recomendable es acudir a un profesional médico. 

¿Qué papel juegan los lácteos en la prevención de la osteoporosis? 

Como planteamiento de un tratamiento médico, los lácteos se convierten en parte fundamental de ello. Una dieta equilibrada rica en calcio y con fuerte carga de vitamina D pasa por el consumo de 3 raciones de lácteos, como leche, queso y yogur. De manera natural, nuestro cuerpo solo es capaz de absorber entre un 20% y un 30% del calcio consumido. 

Un vaso de leche, una ración de queso y un yogur natural al día son suficientes para suplir las necesidades de calcio del cuerpo en edades en las que la osteoporosis es un problema común. Esta situación cambia si se trata de una persona intolerante a la lactosa, que deberá consultar a un especialista o personal médico porque la dificultad para procesar estos alimentos influye en cómo se digieren los lácteos. 

Para aumentar la cantidad de vitamina D en el cuerpo, es recomendable el consumo de lácteos enriquecidos con este nutriente, una opción muy frecuente ya en los supermercados. Existen otras alternativas sin tener que recurrir a la suplementación, como tomar el sol a diario, por ejemplo. 

Sin embargo, en ocasiones no es suficiente con mantener una alimentación equilibrada rica en calcio y con una correcta ingesta de lácteos. Otras prácticas nocivas y completamente naturalizadas, como el tabaquismo o el consumo de alcohol diario, suponen un fuerte problema para la asimilación adecuada de nutrientes por el organismo. Por otra parte, no es suficiente con suplementos de calcio o vitamina D, los otros nutrientes que componen los alimentos, como los lácteos, sirven como fuentes de energía y aportan proteínas para que los músculos se encuentren en estado óptimo. El estrés y el funcionamiento digestivo son otros dos factores que deben vigilarse para que el calcio permee en los huesos. 

En caso de intuir o percibir síntomas de osteoporosis, o bien por permanecer a un grupo de riesgo de sufrirlo como personas de edad avanzada o mujeres con menopausia, es necesario ponerse en manos de personal médico para iniciar el tratamiento. 

Destacados

Relacionados

Los resultados obtenidos probaron que las ganaderías más grandes poseían un mejor Índice de Bienestar Animal que aquellas más pequeñas.

Prueban que las grandes ganaderías de leche no ofrecen peor bienestar animal

Un proyecto de investigación concluye que las granjas de leche de mayor tamaño no están directamente asociadas con un peor bienestar animal.

/
Danone ha explicado que esta nueva planta se enmarca en su plan de crecimiento como “una prioridad estratégica”.

Danone abre una fábrica de bebida vegetal en Francia tras cerrar una láctea en España

La multinacional Danone ha inaugurado una fábrica de tecnología punta y última generación en Francia destinada a la elaboración de bebidas vegetales.

/
La Granja Cudaña ha batido el récord del queso fresco más grande de España con una pieza de 120 kilos.

Queseros cántabros rompen el récord queso fresco más grande de España con uno de 120 kilos

La Granja Cudaña ha batido el récord del queso fresco más grande de España con una pieza de 120 kilos. El acto tuvo lugar durante la VII Feria de la Leche de Ruiloba.

/
Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)