La crema de pepino y yogur se sirve fría e incluso con cubitos de hielo.

Crema de pepino y yogur, un plato fresco para todos los días

La crema de pepino y yogur es un plato que debe servirse frío para disfrutar de todos sus matices. El ligero sabor de esta elaboración indica que se trata de una receta de fácil digestión, pensada para días de calor de verano e incluso a la que se le pueden añadir cubitos de hielo.

8 febrero 2023

La crema de pepino y yogur se sirve fría e incluso con cubitos de hielo.
La crema de pepino y yogur se sirve fría e incluso con cubitos de hielo.

 

La crema de pepino y yogur es un plato que debe servirse frío para disfrutar de todos sus matices. El ligero sabor de esta elaboración indica que se trata de una receta de fácil digestión, pensada para días de calor de verano e incluso a la que se le pueden añadir cubitos de hielo para reforzar su factor refrescante. El pepino, la menta y la manzana combinan a la perfección en una crema que vale como tentempié, entrante o primer plato cualquier día. Esta elaboración es accesible para todo tipo de cocinero, sus pasos son sencillos y las cantidades de los ingredientes se adaptan fácilmente al gusto de cada paladar. 

Lista de ingredientes 

  • 3 pepinos pequeños 
  • 1 yogur griego natural 
  • 1 cebolleta 
  • 2 dientes de ajo 
  • Vinagre 
  • Agua 
  • Pimienta negra 
  • Menta fresca 
  • Aceite de oliva virgen extra 
  • Sal 
  • 1 manzana verde 
  • Hierbabuena fresca 
  • 1 limón 

Utensilios necesarios 

  • Batidora eléctrica 
  • Un cuenco 
  • Un cuchillo 
  • Un exprimidor 

Crema de pepino y yogur, paso a paso 

  1. Lavar frutas y verduras.
  2. Pelar los pepinos, la cebolleta, los dientes de ajo y la manzana.
  3. Trocear los pepinos en rodajas de grosor medio, la manzana en gajos, la cebolleta en cubos y los ajos en rodajas.
  4. Introducir los ingredientes en el vaso de la batidora.
  5. Regar con un chorro de aceite de oliva y vinagre.
  6. Exprimir el limón y agregar el zumo al vaso de la batidora.
  7. Picar con un cuchillo finamente la hierbabuena y la menta.
  8. Añadir las hierbas a la mezcla.
  9. Triturar todos los ingredientes hasta obtener una crema densa.
  10. Mezclar en un cuenco el yogur griego con un cuarto de vaso de agua.
  11. Agregar el yogur griego aguado y un toque de pimienta negra al vaso de la batidora.
  12. Integrar todos los ingredientes de nuevo hasta obtener una crema más líquida.
  13. Comprobar el sabor de la crema al terminar de batir los ingredientes.
  14. Corregir con sal, aceite de oliva o vinagre al gusto. 

¿Qué añadir a la crema de pepino y yogur? 

  • Salmón ahumado. La crema de pepino y yogur no está reñida con la proteína de carne o pescado, aunque es difícil de casar por su frescor y textura. Una solución sencilla es utilizar salmón ahumado en el emplatado, no en la receta. Colocar unas tiras finas o cubos de este pescado para rematar el plato aporta un sabor más profundo y una textura más diversa. Lo ideal es añadir el salmón ahumado cuando el emplatado sea en un plato hondo. 
  • Cebolla frita. La crema de pepino y yogur puede resultar aburrida al paladar porque su densidad y cremosidad es una constante, quizás excesiva. Los elementos crujientes ayudan a evitar este efecto. La cebolla frita goza de un sabor intenso y salado que contrasta con el dulzor y ligereza de esta crema. Lo aconsejable es añadirlo antes de servir la crema. 
  • Parmesano. El queso parmesano es un topping frecuente cuando se habla de recetas de pasta o gratinados, pero no debe limitarse el uso de este lácteo a platos calientes. La crema de pepino y yogur puede beneficiarse de la sal natural del queso parmesano, que es recomendable añadir rallado o en pequeñas lascas al emplatar. 
  • Azúcar moreno. La crema de pepino y yogur tiene un sabor muy particular y suave que puede alterarse con ingredientes salados, pero no es la única posibilidad. Para profundizar en un sabor más dulce, lo recomendable es añadir azúcar moreno glas. 
  • Huevo. El huevo es un ingrediente habitual en sopas y cremas, tanto de la corriente de cocina más saludable como en la cocina tradicional. Para las elaboraciones frescas como la crema de pepino y yogur, el huevo puede añadirse cocido y picado. Sin embargo, rematar la elaboración colocando un huevo poché y frío aporta algo más de textura y sabor. 
  • Granada. La fruta está presente en la receta de la crema de pepino y yogur, por ello no es de extrañar que admita otras piezas. La granada combina perfectamente con esta elaboración por el contraste de acidez y suavidad. Para evitar texturas indeseadas, la granada debe añadirse al servir la crema. 

Destacados

Relacionados

Los champiñones son un ingrediente extra muy socorrido para la sopa de queso y brócoli.

Receta de sopa de queso y brócoli

La sopa de queso y brócoli es una elaboración recomendable para consumir en invierno, cuando el brócoli se encuentra de temporada y sirve para caldear el cuerpo.

/
El reposado en frío es uno de los secretos de la tarta de queso y maracuyá.

Receta de Tarta de queso y maracuyá

La tarta de queso y maracuyá es una de las versiones más reconocidas y de moda de este tradicional postre, que gracias a esta fruta tropical es más fresco y ligero.

/
Las trufas de queso azul y nueces reservan un cremoso interior aderezado con perejil y una cubierta ligeramente crujiente.

Receta de Trufas de queso azul y nueces

Las trufas de queso azul y nueces son unos bocados excelentes para comenzar un banquete, unos entrantes intensos o el complemento para un picnic casual.

/
Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)