La ensalada de espinacas con queso de cabra acepta múltiples tipos de aderezo.

Ensalada de espinacas con queso de cabra, una receta sencilla y refrescante

La ensalada de espinacas con queso de cabra puede incluir una amplia variedad de ingredientes, como frutas, frutos secos, proteínas y aderezos creativos.

1 septiembre 2023

La ensalada de espinacas con queso de cabra acepta múltiples tipos de aderezo.
La ensalada de espinacas con queso de cabra acepta múltiples tipos de aderezo.

 

La ensalada de espinacas con queso de cabra puede incluir una amplia variedad de ingredientes, como frutas, frutos secos, proteínas y aderezos creativos. La espinaca aporta sabor, textura y valor nutricional a las ensaladas, además de ser una hortaliza perfecta para sustituir a la lechuga. Es importante comprender que la clave para una ensalada con varias capas es equilibrar los sabores, las texturas y los colores. Por su parte, el queso de cabra añade un intenso matiz a cada bocado de esta elaboración sencilla y refrescante para cualquier momento del año. 

Lista de ingredientes 

  • 200 g de espinacas frescas  
  • 100 g de queso de cabra desmenuzado 
  • 200 g nueces picadas  
  • 100 g de arándanos 
  • 2 cucharadas de miel  
  • 2 cucharadas de vinagre balsámico  
  • 100 ml de aceite de oliva extra virgen 
  • Sal 
  • Pimienta negra molida 

Utensilios necesarios 

  • Tres cuencos 
  • Una sartén 
  • Un tenedor
  • Un cuchillo
  • Un bol de ensalada 

Ensalada de espinacas con queso de cabra, paso a paso 

  1. Mezclar la miel y el vinagre balsámico en un cuenco hasta integrarlos.  
  2. Agregar gradualmente el aceite de oliva. 
  3. Batir la mezcla con un tenedor para emulsionar la vinagreta. 
  4. Sazonar y agregar pimienta al gusto. 
  5. Reservar la vinagreta aparte.  
  6. Lavar y secar las espinacas frescas. 
  7. Partir las piezas más grandes en trozos más manejables.  
  8. Tostar las nueces en una sartén a fuego medio hasta que estén ligeramente doradas y fragantes. 
  9. Dejar enfriar en un cuenco aparte.  
  10. Cortar los arándanos en trozos más pequeños.  
  11. Colocar las espinacas lavadas y escurridas en un bol de ensalada.  
  12. Agregar el queso de cabra desmenuzado.  
  13. Espolvorear las nueces picadas sobre la ensalada.  
  14. Añadir los arándanos.  
  15. Rociar la vinagreta de miel sobre la ensalada.  
  16. Mezclar suavemente la ensalada para asegurar que los ingredientes estén bien distribuidos y cubiertos con la vinagreta. 

Consejos para una ensalada de espinacas con queso de cabra 

  • Aspecto. Las hojas de espinaca deben ser de color verde vibrante y han de crujir cuando se parten. Lo recomendable es deshechar aquellas hojas que sean amarillentas o presenten manchas. 
  • Tamaño. El tamaño recomendable de la hoja de espinaca para esta receta de ensalada de espinacas con queso de cabra es entre mediano y grande. Por tanto, no se recomiendan los brotes o la versión tierna de las espinacas. 
  • Tallo. Los tallos de las espinacas han de ser frescos y firmes, nunca leñosos ni marchitos. Lo indispensable es que los tallos sean cortos, prácticamente pegados a la hoja, para no resultar desagradable en boca. 

Extras para una ensalada de espinacas con queso de cabra 

  • Fruta fresca. La fruta fresca aporta dulzura y jugosidad a la ensalada de espinacas con queso de cabra. Rodajas de pera y manzana, higos y gajos de naranja combinan a la perfección con esta receta. 
  • Aguacate. El aguacate es un complemento habitual en las ensaladas, como lo es también para la ensalada de espinacas con queso de cabra. En este caso, el aguacate puede aportar un matiz untuoso a la elaboración. 
  • Proteínas. Para conseguir que la ensalada de espinacas con queso de cabra sea más sustanciosa, es posible añadir panceta frita, tacos de pollo o salmón ahumado al conjunto. 

La espinaca en las ensaladas, una relación histórica 

La espinaca ha sido parte de la dieta humana durante siglos y su uso en ensaladas tiene antecedentes históricos. Es una planta originaria de Persia (hoy Irán) y se cultivaba en la región mediterránea desde tiempos antiguos. La espinaca comenzó a integrarse en la dieta mediterránea como parte de diversos platos, incluidas las ensaladas. Los romanos eran conocidos por su aprecio por las verduras de hoja verde y la espinaca se convirtió en un ingrediente común en sus comidas.  

Durante el Renacimiento en Europa, la ensalada se revitalizó como una parte importante de la comida. A medida que la dieta y las tendencias culinarias evolucionaron, la espinaca se mantuvo como una elección popular en las ensaladas por su sabor suave y versatilidad. A lo largo del siglo XX, con la creciente conciencia sobre la importancia de las verduras en la dieta, la espinaca continuó siendo un elemento esencial en las ensaladas. Estas se volvieron especialmente populares en la década de 1960, con el auge de recetas como la ensalada de espinacas con tocino, que a menudo incluía ingredientes como huevo cocido y aderezo caliente. 

Destacados

Relacionados

Receta fácil de queso asado con hierbas y miel

La receta fácil de queso asado con hierbas y miel mezcla la cremosidad del queso con la dulzura de la miel y el frescor de las hierbas aromáticas.

/

Helado casero de leche merengada

La textura cremosa y sabor suave de la leche merengada la convierte en un ingrediente excepcional para un helado casero de leche merengada.

/

Receta de tarta de queso de frutos rojos sin horno

La tarta de queso o cheesecake de frutos rojos sin horno es una variante de la tradicional tarta de queso. Es una versión ideal para cualquier fiesta

/
Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)