Los raviolis de queso son una forma de pasta rellena que tiene sus raíces en la cocina italiana.

Raviolis de queso, un plato 100% italiano con un toque lácteo

Los raviolis de queso son una forma de pasta rellena que tiene sus raíces en la cocina italiana. Su origen es antiguo y no está completamente definido.

23 agosto 2023

Los raviolis de queso son una forma de pasta rellena que tiene sus raíces en la cocina italiana.
Los raviolis de queso son una forma de pasta rellena que tiene sus raíces en la cocina italiana.

 

Los raviolis de queso son una forma de pasta rellena que tiene sus raíces en la cocina italiana. Su origen es antiguo y no está completamente definido, pero se cree que tienen una antigüedad que se remonta a varios siglos atrás. Los raviolis son parte de una tradición culinaria que se encuentra en muchas culturas, especialmente en la cuenca del mar Mediterráneo. En particular, se cree que los raviolis surgieron como tal en la antigua Roma, donde se elaboraban platos similares que involucraban la combinación de masa y relleno. Su elaboración es trabajosa, pero el resultado vale la pena. 

Lista de ingredientes 

  • Salsa de tomate  
  • 300 g de harina de trigo  
  • 200 g de queso ricotta 
  • 200 g de queso parmesano rallado  
  • 50 g de mantequilla  
  • Perejil fresco picado  
  • Pimienta negra 
  • Sal  

Utensilios necesarios 

  • Un tazón 
  • Un cuenco 
  • Una sartén 
  • Una olla 
  • Un tenedor 
  • Una cuchara de postre 
  • Un rodillo 
  • Film transparente 
  • Una espumadera 

Raviolis de queso, paso a paso 

  1. Colocar la harina en un tazón grande.
  2. Hacer un agujero en el medio de la harina.
  3. Cascar 3 huevos en el hueco central.
  4. Agregar sal al gusto.
  5. Mezclar los huevos y la harina con ayuda de un tenedor.
  6. Amasar con las manos cuando la mezcla gane consistencia.
  7. Continuar amasando en una superficie enharinada hasta que la masa sea suave y elástica.
  8. Envolver la masa en film transparente.
  9. Dejar reposar durante un mínimo de 30 minutos.
  10. Mezclar el queso ricotta, el queso parmesano rallado, un huevo y el perejil picado en un cuenco.
  11. Añadir la pimienta negra para condimentar el relleno de la pasta.
  12. Dividir la masa en porciones más pequeñas.
  13. Estirar cada porción de masa en una lámina delgada con ayuda de un rodillo.
  14. Rellenar el centro de cada porción con el relleno de quesos con ayuda de una cuchara de postre.
  15. Plegar la masa sobre sí misma cuidando que el relleno no se escape.
  16. Presionar los bordes de cada ravioli con ayuda de un tenedor.
  17. Hervir agua en una olla grande.
  18. Cocinar los raviolis en agua hirviendo durante 4 minutos.
  19. Retirar los raviolis con ayuda de una espumadera.
  20. Fundir la mantequilla en una sartén a fuego bajo. 
  21. Agregar el tomate antes de que la mantequilla se dore.
  22. Espolvorear con queso parmesano.
  23. Integrar todos los ingredientes hasta que la salsa sea brillante.
  24. Servir los raviolis de queso aderezados con la salsa de tomate. 

¿Qué añadir a los raviolis de queso? 

  • Espinacas. Las espinacas son un ingrediente habitual en las recetas de raviolis de queso, ya que esta verdura combina con los sabores lácteos. Basta con hervirlas antes de añadirlas a la mezcla del relleno, para evitar una textura desagradable. 
  • Frutos secos. Los piñones o los pistachos son frutos secos frecuentemente empleados en la cocina italiana, por eso no es de extrañar que los raviolis de queso también admitan estos alimentos para el relleno. Es necesario picarlos previamente para que no rasguen la pasta. 
  • Cebolla caramelizada. Caramelizar una cebolla es rápido y sencillo, por eso es muy recomendable aderezar los raviolis de queso con este contraste dulce para que complemente al sabor lácteo. 
  • Más queso. Aunque pueda parecer excesivo, esta receta de raviolis de queso admite más quesos, debido a que el relleno no presenta una intensidad fuerte. Dados de queso feta, rodajas de mozzarella fresca o queso de cabra en medallones son algunas opciones. 

Consejos para unos raviolis de queso perfectos 

  • Agua con sal. El agua para hervir la pasta debe contar con un poco de sal, no solo por el matiz de sabor o para potenciar las cualidades de los ingredientes, sino porque esto ayuda a que los raviolis no se peguen a la olla. 
  • Presión adecuada. Los raviolis solamente presentarán su aspecto habitual si el prensado de sus bordes se realiza con la presión adecuada, ni de más ni de menos. En caso contrario, es posible rasgar la pasta o que se abra al hervirse. 
  • Relleno adecuado. Otro aspecto fundamental es no querer rellenar de más el ravioli, ya que no serviría de nada e incluso puede estropear la presentación del plato. Una cucharada de postre es suficiente para rellenar cada ravioli. 

Destacados

Relacionados

tzatziki

Receta Tzatziki: salsa griega de yogur y pepino

El Tzatziki es una salsa muy fácil de preparar que combina a la perfección con multitud de platos.

/

Receta fácil de queso asado con hierbas y miel

La receta fácil de queso asado con hierbas y miel mezcla la cremosidad del queso con la dulzura de la miel y el frescor de las hierbas aromáticas.

/

Helado casero de leche merengada

La textura cremosa y sabor suave de la leche merengada la convierte en un ingrediente excepcional para un helado casero de leche merengada.

/
Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)