El paté de mejillones es un aperitivo versátil perfecto para canapés.

Paté de mejillones, un aperitivo rápido, fácil y muy sabroso

El paté de mejillones es una rareza dentro del amplio mundo de los patés por dos motivos: su elaboración lleva muy poco tiempo y sus ingredientes no son gourmet o de precio elevado.

30 enero 2023

El paté de mejillones es un aperitivo versátil perfecto para canapés.
El paté de mejillones es un aperitivo versátil perfecto para canapés.

 

El paté de mejillones es una rareza dentro del amplio mundo de los patés por dos motivos: su elaboración lleva muy poco tiempo y sus ingredientes no son gourmet o de precio elevado. Podría incluso decirse que el paté de mejillones es el paté más accesible, apto para el cocinero menos experto y todos los bolsillos. Lo único que se necesita para elaborar esta receta es una materia prima de calidad, bien tratada en el proceso de conserva, y buenas ideas para su acompañamiento. 

Lista de ingredientes 

  • 1 lata de mejillones en escabeche 
  • 3 quesitos
  • 50 ml de nata para cocinar 
  • 1 lata de mejillones al natural 
  • Pimientos de piquillo en conserva 
  • 1 lomo de merluza 
  • 30 ml de mayonesa
  • 70 g de langostinos 
  • Aceite de oliva virgen extra 

Utensilios necesarios 

  • Una olla 
  • Dos cuencos
  • Batidora eléctrica 
  • Unas varillas 
  • Un molde 

Paté de mejillones, paso a paso 

  1. Hervir el lomo de merluza en una olla con sal.
  2. Desmigar el lomo y retirar las espinas. Deshacerse de la piel.
  3. Cocer los langostinos con sal.
  4. Pelar y limpiar los langostinos. Reservar la carne aparte.
  5. Escurrir los mejillones en escabeche y reservar el líquido en un cuenco aparte.
  6. Escurrir los mejillones al natural, sin reservar el líquido.
  7. Colocar todos los mejillones en un bol grande.
  8. Agregar la merluza, los quesitos, la nata, tres pimientos de piquillo, la mayonesa, los langostinos, y un chorro de aceite de oliva.
  9. Triturar todos los ingredientes con una batidora eléctrica hasta obtener una crema marrón espesa.
  10. Añadir el escabeche en un chorro fino y batir suavemente en círculo con ayuda de unas varillas.
  11. Repetir el proceso de triturado si la textura resultante no es lo suficientemente fina.
  12. Colocar el paté en un molde.
  13. Enfriar en la nevera durante dos horas.
  14. Retirar de la nevera cuando sea momento de servir el paté de mejillones. 

Consejos para no fallar al cocinar paté 

  • Calidad del producto. El paté es una elaboración que depende principalmente de la calidad de sus productos. Es recomendable no escatimar a la hora de elegir la materia prima. En el caso del paté de mejillones, los mejillones de rías gallegas o con sello como Galicia Calidade son una buena elección. En el caso de optar por producto fresco y no de conserva, los mejillones colorados y de mejor aspecto son los adecuados para lograr una mejor textura.
  • Grasa. La grasa es un elemento fundamental a la hora de conseguir un paté perfecto. Este es, de hecho, uno de sus secretos. El paté de mejillones no es una elaboración con una gran cantidad de grasa, por ello se reutiliza el escabeche. En caso de no obtener la densidad suficiente, lo recomendable es añadir más nata para cocinar en un hilo y poco a poco. 
  • Compactación. El molde influye de manera directa en la forma y densidad que alcanza un paté. En el caso del paté de mejillones, las propias latas de conserva lavadas en profundidad sirven como recipiente. Los moldes rectangulares profundos y paredes altas favorecen la distribución de la grasa, mejorando la compactación. 

Canapés con paté de mejillones 

  • Canapé fresco con paté de mejillones. El paté de mejillones es una elaboración de sabor marcado y versátil pese a ello. Las hojas de endivia o los corazones de lechuga pueden sustituir al pan a la hora de buscar un tipo de canapé más fresco. Una cucharada sopera de paté de mejillones, en lugar de paté untado, sirve como base principal y puede acompañarse de pepitas de granada, huevo cocido, aceitunas negras y un punto de salsa rosa. 
  • Canapé mar y montaña con paté de mejillones. El paté de mejillones combina fácilmente con ingredientes contradictorios en apariencia. Utilizando pan brioche esponjoso como base puede elaborarse un canapé mar y montaña con una capa gruesa de paté de mejillones, rematada con cebolla caramelizada, hebras de carne mechada de cerdo cocinada a la plancha con vino tinto y brotes de soja crudos.
  • Canapé agridulce con paté mejillones. El paté de mejillones es una elaboración perfecta para aplicar en recetas de inspiración asiática. El canapé agridulce se elabora con una base de pan de arroz tipo bao sobre la que se añade una cucharada o una capa de paté de mejillones. Para rematar la elaboración, se esparce de modo heterogéneo una cucharada pequeña de mostaza de Dijon, una capa fina de mermelada de arándanos y una pequeña loncha de salmón regada ligeramente con salsa de soja. 

Destacados

Relacionados

Los champiñones son un ingrediente extra muy socorrido para la sopa de queso y brócoli.

Receta de sopa de queso y brócoli

La sopa de queso y brócoli es una elaboración recomendable para consumir en invierno, cuando el brócoli se encuentra de temporada y sirve para caldear el cuerpo.

/
El reposado en frío es uno de los secretos de la tarta de queso y maracuyá.

Receta de Tarta de queso y maracuyá

La tarta de queso y maracuyá es una de las versiones más reconocidas y de moda de este tradicional postre, que gracias a esta fruta tropical es más fresco y ligero.

/
Las trufas de queso azul y nueces reservan un cremoso interior aderezado con perejil y una cubierta ligeramente crujiente.

Receta de Trufas de queso azul y nueces

Las trufas de queso azul y nueces son unos bocados excelentes para comenzar un banquete, unos entrantes intensos o el complemento para un picnic casual.

/
Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)