La sopa de cebolla gratinada con mantequilla requiere de pan para su correcta elaboración.

Sopa de cebolla gratinada con mantequilla, sabor en cada cucharada

La sopa de cebolla gratina con mantequilla es una elaboración con origen en Francia y data de siglos atrás. Sus orígenes se sitúa en el tipo de gastronomía de las clases humildes o labriega.

20 julio 2023

La sopa de cebolla gratinada con mantequilla requiere de pan para su correcta elaboración.
La sopa de cebolla gratinada con mantequilla requiere de pan para su correcta elaboración.

 

La sopa de cebolla gratina con mantequilla es una elaboración con origen en Francia y data de siglos atrás. Aunque por sus orígenes se sitúa en el tipo de gastronomía de las clases humildes o labriegas, lo cierto es que esta receta ha trascendido hasta convertirse en una elaboración de alta cocina. Pese a ello, sus pasos son sencillos y sus ingredientes son fáciles de obtener en cualquier supermercado. 

Lista de ingredientes 

  • 6 cebollas grandes  
  • 80 g de mantequilla  
  • Aceite de oliva.  
  • 2 dientes de ajo  
  • 1 l de caldo de pollo  
  • 200 ml de vino blanco  
  • 2 hojas de laurel  
  • 1 ramita de tomillo  
  • Sal  
  • Pimienta  
  • Rebanadas de pan 
  • Queso gruyère 

Utensilios necesarios 

  • Una cuchara 
  • Un cuchillo 
  • Una cacerola grande 
  • Varias tazas 
  • Horno eléctrico 
  • Un rallador 

Sopa de cebolla gratinada con mantequilla, paso a paso 

  1. Calentar la mantequilla y dos cucharadas de aceite de oliva a fuego medio en una cacerola grande.
  2. Limpiar y cortar las cebollas en porciones pequeñas.
  3. Agregar las cebollas cortadas y cocina a fuego medio-bajo durante unos 15-20 minutos, hasta que estén doradas y caramelizadas.
  4. Picar finamente los dientes de ajo. 
  5. Agregar el ajo picado y cocinar durante 2 minutos más hasta que desprenda el aroma. 
  6. Verter el vino blanco en la cacerola y dejar que se cocine para que se reduzca un poco.
  7. Añadir el caldo de pollo a la cacerola y remover bien.
  8. Agregar las hojas de laurel y la ramita de tomillo a la mezcla. 
  9. Llevar la sopa a ebullición y luego reducir el fuego a medio-bajo.
  10. Dejar cocinar a fuego lento durante 25 minutos para que los sabores se mezclen. 
  11. Precalentar el horno a 200°C. 
  12. Tostar el pan en rebanadas hasta que estén ligeramente doradas y crujientes. 
  13. Retirar las hojas de laurel y la ramita de tomillo de la sopa. 
  14. Ajustar la sazón con sal y pimienta al gusto. 
  15. Llenar tazones individuales con la sopa caliente. 
  16. Colocar una o dos rebanadas de pan tostado sobre cada tazón de sopa. 
  17. Espolvorear generosamente queso gruyère rallado sobre el pan y la sopa.
  18. Gratinar la sopa en el horno precalentado durante unos 5 minutos, o hasta que el queso se derrita y forme una costra dorada. 

¿Qué añadir a la sopa de cebolla gratinada con mantequilla? 

  • Vino tinto. En lugar de vino blanco, puedes usar vino tinto para darle un sabor más profundo y robusto a la sopa de cebolla.  
  • Queso suizo. Además del queso gruyère, puedes mezclarlo con queso suizo o emmental para un sabor más complejo y sabroso.  
  • Cebollas de diferentes tipos. Prueba mezclar diferentes tipos de cebollas, como cebollas rojas o cebollas dulces, para añadir variedad de sabores.  
  • Chalotas. Agrega algunas chalotas picadas junto con las cebollas para intensificar el sabor.  
  • Champiñones. Saltea champiñones en rodajas junto con las cebollas para añadir un toque umami a la sopa. 
  • Jamón o tocino. Agregar trocitos de jamón o tocino crujiente a la sopa proporcionará un contraste de texturas y un sabor ahumado.  
  • Nuez moscada. Una pizca de nuez moscada rallada le dará un sabor cálido y aromático a la sopa. 

Trucos para sopa de cebolla gratinada con mantequilla perfecta 

  • Cebollas caramelizadas. El secreto para una buena sopa de cebolla está en caramelizar las cebollas adecuadamente. Cocínalas a fuego medio-bajo durante suficiente tiempo para que se vuelvan tiernas y tomen un color dorado, sin quemarse ni volverse demasiado crujientes.  
  • Hierbas frescas. Añadir hierbas frescas como tomillo, perejil o albahaca puede realzar los sabores de la sopa. Agrega las hierbas hacia el final de la cocción para conservar su frescura.  
  • Pan crujiente. Utiliza pan baguette o pan rústico para las rebanadas que se colocarán en la sopa. Tostar el pan antes de agregarlo proporcionará una textura crujiente y evitará que se empape demasiado rápido. 

Destacados

Relacionados

tzatziki

Receta Tzatziki: salsa griega de yogur y pepino

El Tzatziki es una salsa muy fácil de preparar que combina a la perfección con multitud de platos.

/

Receta fácil de queso asado con hierbas y miel

La receta fácil de queso asado con hierbas y miel mezcla la cremosidad del queso con la dulzura de la miel y el frescor de las hierbas aromáticas.

/

Helado casero de leche merengada

La textura cremosa y sabor suave de la leche merengada la convierte en un ingrediente excepcional para un helado casero de leche merengada.

/
Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)