La leche entera ha estado realcionada con la obesidad infantil durante los últimos 0 años, aunque recientes investigaciones indican lo contrario.

Obesidad infantil y leche entera, ¿existe relación?

Existe la teoría de que la leche entera favorece la obesidad infantil al contener un mayor contenido de materia grasa, pero, ¿es esto cierto?

25 enero 2023

La leche entera ha estado realcionada con la obesidad infantil durante los últimos 0 años, aunque recientes investigaciones indican lo contrario.
La leche entera ha estado relacionada con la obesidad infantil durante los últimos 0 años, aunque recientes investigaciones indican lo contrario.

 

Cuando un niño o niña llega a los 2 años está permitido introducir en su alimentación algún tipo de leche no materna, siendo la más accesible la leche de vaca. Sin embargo, puede haber muchas dudas a la hora de optar por una de las muchas referencias presentes en los estantes de los supermercados. Existe la teoría de que la leche entera favorece la obesidad infantil al contener un mayor contenido de materia grasa, pero, ¿es esto cierto? Desde Mundo Lácteo presentamos todo lo que has de saber sobre esta relación y su base científica. 

Historia entre la obesidad infantil y la leche entera 

Más de 41 millones de niños en todo el mundo de entre 0 y 5 años presenta síntomas de sobrepeso u obesidad infantil. Esta cifra se ha triplicado en los últimos 40 años y, pese a los esfuerzos de gobiernos, familias y menores, la cifra no desciende a la velocidad deseada por organismos sanitarios y pediátricos. 

Una iniciativa europea de vigilancia llevada a cabo por la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que Italia, Chipre, Grecia, Malta y San Marino se sitúan a la cabeza en el porcentaje de obesidad infantil. Los datos más actualizados de Save The Children recogidos en un informe sobre esta materia en España muestran que más del 30% de niños entre 4 y 12 años padecen sobrepeso. 

Asociaciones contra la leche entera 

Como parte de la estrategia para mejorar estos datos, múltiples organismos internacionales como la Asociación Americana de Pediatría o la Sociedad Canadiense de Pediatría defendieron la ingesta de lácteos semi o completamente desnatados durante estas décadas. Esto provocó un pronunciado descenso, cerca del 50%, en el consumo infantil de leche entera y una popularidad dañada a nivel social. 

Las indicaciones médicas y nutricionales indican que la introducción de leches diferentes a la materna debe realizarse a partir del segundo año, cuando el sistema digestivo de los niños está preparado para asimilar todos los azúcares y moléculas presentes en el lácteo. Del mismo modo, el yogur o el queso son alimentos indicados para reforzar el organismo gracias a sus nutrientes nutricionales. Sin embargo, su consumo debe vigilarse en niños de tan corta edad. 

La investigación apoya el consumo infantil de leche entera 

Una investigación publicada en 2019 en The American Journal of Clinical Nutrition sobre la vinculación entre obesidad infantil y leche entera se obtuvo como conclusión que no había nada que indicase que estos hechos estén relacionados. Este cambio en la narrativa popularmente extendida pone contra las cuerdas la creencia alrededor de la leche entera, pero sus descubrimientos arrojan más datos interesantes. 

Según el equipo de investigación de la Universidad de Toronto, que revisó exhaustivamente 28 estudios con datos de más de 21.000 niños de 1 a 18 años, beber leche entera reduce la probabilidad de desarrollar obesidad. Esto es así porque, según este estudio, los niños que siguieron la recomendación de consumir leche de vaca semidesnatada (con solo 1,5 gramos de grasa menos que la leche entera) no presentaban mejores parámetros de salud ni un aspecto más delgado.

Los científicos no encuentran evidencia de correlación entre obesidad infantil y el consumo de leche entera.

Los científicos no encuentran evidencia de correlación entre obesidad infantil y el consumo de leche entera.

La leche entera no tiene ningún efecto nocivo 

A raíz de este cambio de paradigma en la nutrición infantil, el Instituto Paul Bocuse, en Francia, realizó su propia investigación y revisó datos de alimentación infantil de estudios publicados entre 1990 y 2017. Esto supuso analizar más de 90 estudios de todo el mundo, datos de más de 200.0000 personas, sobre los efectos de la leche entera y desnatada en la obesidad infantil. Pero no solo eso, sino que también ahondaron en la posibilidad de que un tipo de leche produjese un efecto diferente y ayudase a regular el peso corporal en los menores. 

Los científicos no encontraron ninguna evidencia que indicase que la grasa corporal varíe en función de la leche o los productos que se consuman en la edad infantil, siempre que la ingesta sea acorde a los parámetros recomendados. 

“No hay ningún efecto nocivo sobre la obesidad al incorporar lácteos y especialmente leche en la dieta de niños y adolescentes. Estos resultados cuestionan las recomendaciones actuales que restringen el consumo de leche y productos lácteos”, expuso el doctor Anestis Dougkas, director de la investigación del Instituto Paul Bocuse, presentado en el Congreso Europeo de Obesidad en 2018. 

Beneficios del consumo infantil de leche entera 

Las conclusiones científicas que indican que el consumo de leche entera en menores reduce el riesgo de padecer obesidad infantil se cimenta en el descubrimiento de que este tipo de lácteo posee una grasa especial. La leche entera frena la adiposidad infantil, es decir, la acumulación de grasa en el organismo. Esto se debe a que las grasas de este lácteo reemplazan las calorías vacías de otros productos, como bebidas azucaradas o zumos. 

Otro aspecto fundamental que defiende el consumo de leche entera es el mecanismo de saciedad. La sensación de plenitud o saciedad en niños mayores de 2 años viene determinado por la liberación de hormonas relacionadas con el apetito. La leche entera posee nutrientes como la colecistoquinina, que recude el deseo de alimentos con un valor calórico muy elevado. Esto no ocurre con la leche semidesnatada, cuyo poder saciante es menor.

La grasa especial presente en la leche entera tiene efectos para prevenir la obesidad infantil.

La grasa especial presente en la leche entera tiene efectos para prevenir la obesidad infantil.

La leche entera posee más de 400 tipos diferentes de ácidos grasos, lo que hace de su composición una de las más complejas dentro de los lácteos. Otro de los beneficios del consumo de leche entera radica en este aspecto precisamente. 

Los ácidos grasos como el omega-7 presentes en la leche entera generan beneficios de tipo cardiometabólico al actuar contra el colesterol y triglicéridos. Esto significa que el consumo de este lácteo  está relacionado con una mejoría en los diferentes marcadores de calidad sanguínea. 

Destacados

Relacionados

Central Lechera Asturiana busca sacar el orgullo de los consumidores de leche.

Central Lechera Asturiana y Jesús Calleja se unen en la campaña #YoBeboLeche

La nueva campaña de Central Lechera Asturiana para reivindicar el valor de la leche cuenta con un invitado de lujo: Jesús Calleja. El famoso activista por la naturaleza y los paisajes se une al movimiento #YoBeboLeche.

/
Bill Gates y otros multimillonarios invierten en frenar emisiones de metano con fuente animal.

Bill Gates invierte en una startup que quiere evitar que las vacas expulsen gases

El fundador de Microsoft, Bill Gates, anuncia que invertirá 12 millones de dólares a través de su empresa Breakthrough Energy Venturas en la startup Rumin8, que busca detener la producción de gases nocivos contra el medio ambiente en los estómagos de las vacas.

/
La InLac pone de manifiesto el esfuerzo ecológico de los productores lácteos.

Europa y la InLac reivindican la calidad y la producción de sus lácteos en una nueva campaña

La Organización Interprofesional Láctea (InLac) presenta la nueva campaña “Cuenta con los productos lácteos europeos” para poner en valor la calidad de la producción y su resultado.

/