Mujer embarazada.
Estás aquí:

Vitamina D en el embarazo: ¿Por qué es importante?

La vitamina D juega un rol fundamental en el embarazo, ya que ayuda a prevenir la preeclampsia y la diabetes gestacional.

8 julio 2022

Mujer embarazada.
La dosis diaria recomendada por los expertos es de 5 mcg/día.

El embarazo es una etapa donde se presta especial importancia a la alimentación con el objetivo de asegurar la salud de la madre y el correcto desarrollo del feto. Las vitaminas son micronutrientes que juegan un papel fundamental durante esta etapa y por ello en Mundo Lácteo hoy hablaremos de la importancia de la vitamina D, descubriremos cuáles son las mejores fuentes de este nutriente y conoceremos si es imprescindible tomar o no suplementos de vitamina D. 

Importancia de la vitamina D en el embarazo

La vitamina D es una vitamina liposoluble esencial para el correcto desarrollo y funcionamiento del organismo. Las funciones de este micronutriente se vuelven aún más importantes durante las etapas de embarazo o de lactancia para una mujer. 

Como ya explicamos en otro artículo de Mundo Lácteo, la vitamina D interviene en diversas funciones: contribuye a la absorción de calcio, protege la piel del envejecimiento prematuro, juega un rol fundamental en el funcionamiento del sistema inmunitario, y contribuye a mantener los huesos y dientes sanos y fuertes.

El Servicio de Endocrinología del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid explica que la cantidad diaria recomendada de vitamina D para las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia es de 5 mcg y una ingesta máxima tolerada de 50 mcg al día.

Mujer embarazada.

¿Qué alimentos son ricos en vitamina D?

El atún, el salmón, la leche y el yogur (pasteurizados) son una excelente fuente de vitamina D durante el embarazo. Si bien, el número de alimentos ricos en este micronutriente es reducido. En la siguiente tabla, podemos comprobar el aporte de vitamina D por cada 100 gramos de producto: 

Cantidad de vitamina D (mcg.)
Atún25
Salmón8
Sardina7,9
Huevos1,75
Leche entera0,1
Yogur0,04

*Fuente: Servicio de Endocrinología del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid

Otras formas de alcanzar la dosis de vitamina D recomendada por los expertos son a través de una exposición controlada al sol, entre 5 y 15 minutos al día, durante los meses de primavera, verano y otoño. También existen una serie de alimentos funcionales enriquecidos en nutrientes que ayudan a “corregir una deficiencia demostrada”, como la mantequilla y la leche. Finalmente, la última de las opciones es a través de suplementos farmacológicos. A continuación, detallaremos si es del todo necesario. 

Vaso de leche.

¿Todas las embarazadas deben tomar suplementos de vitamina D?

El estudio La vitamina D durante la gestación, elaborado por el Hospital Universitari Germans Trias i Pujol (Badalona), señala que “la necesidad, la seguridad y la eficacia de los suplementos de vitamina D de manera preventiva durante el embarazo no están claras”. 

Por una parte, algunos autores señalan que “la administración de suplementos de vitamina D durante el embarazo aumenta las reservas maternas de ésta, por lo que cabría esperar una reducción del riesgo de preeclampsia. La preeclampsia afecta a la placenta, los riñones, el hígado, el cerebro y otros órganos de la madre, pudiendo provocar un parto prematuro o la pérdida del bebé. 

Sin embargo, por otro lado, el Hospital Universitari Germans Trias i Pujol señala que “la vitamina D puede causar toxicidad con síntomas no específicos (anorexia, pérdida de peso, poliuria y arritmias cardiacas) y elevar en exceso los niveles de calcio en sangre con el consiguiente daño cardiovascular, renal e, incluso, del sistema nervioso central”. 

En cualquier caso, lo más recomendable es acudir a un facultativo experto que aconseje o no el consumo de suplementos farmacológicos, después de un análisis que detecte dicho déficit. 

¿Cuáles son las consecuencias de la falta de vitamina D en el embarazo? 

El déficit de vitamina D durante el embarazo supone un factor de riesgo añadido. Algunas de las complicaciones más comunes a causa de la falta de este micronutriente son: preeclampsia, crecimiento intrauterino restringido y diabetes gestacional. 

    • Preeclampsia. Como ya hemos explicado a lo largo de este artículo, la preeclampsia es una complicación del embarazo que afecta a diversos organismo de la madre gestante y que puede llegar a ocasionar un parto prematuro e incluso la pérdida del bebé. La preeclampsia afecta a entre el 5 y el 10% de las mujeresembarazadas  en todo el mundo. 
  • Crecimiento intrauterino restringido. El crecimiento intrauterino retardado (CIR) es ocasionado porque la placenta no recibe la cantidad adecuada de oxígeno y de nutrientes. Esto puede ser ocasionado por factores uteroplacentarios, ambientales, maternos (nutrición, cardiopatías, excesivo esfuerzo físico y tabaquismo) y fetales. 
  • Diabetes gestacional. La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que se desarrolla durante el embarazo “entre las semanas 24 y 28 de gestación”. El National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIH) señala que los síntomas de la diabetes gestacional suelen ser leves, “como tener más sed de lo normal o tener que orinar con más frecuencia”. Para controlar esta afección, las gestantes deben cuidar en detalle su alimentación y mantenerse activas. 

El estudio La vitamina D durante la gestación, elaborado por el Hospital Universitari Germans Trias i Pujol (Badalona), explica que existen una serie de factores asociados a la falta de vitamina D en embarazadas. 

El primero de los factores, “y uno de los más relevantes, es la exposición solar”. Otro de los factores que también afectan son la pigmentación de la piel, la capacidad para absorber la grasa de la dieta. 

“Las enfermedades relacionadas con la mala absorción de las grasas, como la celiaquía, la enfermedad inflamatoria intestinal, la insuficiencia pancreática, la fibrosis quística o la colestasis hepática, se asocia con concentraciones séricas bajas de vitamina D” indica el Hospital Universitari Germans Trias i Pujol (Badalona)

El índice de masa corporal también influye en los niveles de vitamina D. Las personas con un índice de masa corporal superior al 30% presentan una mayor probabilidad de desarrollar insuficiencia de vitamina D. Además, algunos fármacos, como los antiepilépticos, antibióticos, los antirretrovirales o los corticoides a largo plazo, se han asociado también a niveles bajos de vitamina D.

¿Cómo influye la vitamina D en el desarrollo del feto? 

El déficit o la insuficiencia de vitamina D en el organismo de la madre gestante puede afectar al feto. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (Sego) explica que el déficit de vitamina D puede ocasionar “un bajo peso en el nacimiento, retraso en el crecimiento intrauterino y alteración en el desarrollo óseo”. 

Además, el estudio Vitamina D durante el embarazo y neurodesarrollo del niño: revisión sistemática, elaborado por la Universitat Rovira i Virgili, el Institute for Health Research (IISPV) y el Institut d’Investigació en Atenció Primaria (IDIAP), explica que “aunque existe poca evidencia científica, los datos actuales sugieren un perjuicio sobre el desarrollo mental, motor y del lenguaje del niño”. 

Madre con su bebé.

Destacados

Relacionados

Mujer con dolor de barriga.

La leche estriñe, ¿verdad o mito?

Son numerosos los mitos que rodean a este producto básico en la dieta mediterránea: la leche es mala para la salud, aumenta los niveles de colesterol, causa estreñimiento…

/
Ovejas pastando en la hierba verde.

Leche de oveja: composición nutricional y beneficios

El litro de leche de oveja tiene un precio medio de 2 euros, aunque puede llegar hasta los 3,59 euros, en función de la marca.

/
Burra.

Leche de burra, un producto de lujo al alcance de pocos

Hoy en día, la leche es empleada generalmente para la elaboración de jabones y cremas.

/