La leche y los productos lácteos son fuentes importantes de calcio y vitamina D, nutrientes esenciales para la salud ósea.

Alimentarse con menos leche y derivados, ¿cómo reducir el consumo de lácteos sin perder nutrientes?

Dejar de consumir lácteos no necesariamente conlleva consecuencias negativas para la salud, siempre y cuando se planifique una dieta equilibrada que proporcione los nutrientes esenciales.

21 noviembre 2023

La leche y los productos lácteos son fuentes importantes de calcio y vitamina D, nutrientes esenciales para la salud ósea.
La leche y los productos lácteos son fuentes importantes de calcio y vitamina D, nutrientes esenciales para la salud ósea.

 

Dejar de consumir lácteos no necesariamente conlleva consecuencias negativas para la salud, siempre y cuando se planifique una dieta equilibrada que proporcione los nutrientes esenciales que pueden faltar al eliminar productos lácteos. Algunas personas eligen reducir o eliminar los lácteos por razones de intolerancia, preferencias dietéticas, éticas o de salud. Es importante recordar que cada persona tiene necesidades dietéticas únicas y lo que funciona para uno puede no ser adecuado para otro. Siempre es recomendable consultar con un profesional de la salud. 

¿Cómo reducir el consumo de lácteos sin perder nutrientes? 

La leche y los productos lácteos son fuentes importantes de calcio y vitamina D, nutrientes esenciales para la salud ósea. Si decides dejar de consumir lácteos, es importante obtener estos nutrientes de otras fuentes, como verduras de hojas verdes, pescado con huesos blandos, productos fortificados y suplementos si es necesario. 

Reducir el consumo de lácteos no necesariamente lleva a problemas de salud si se planifica una dieta equilibrada que incluya fuentes alternativas de los nutrientes que se encuentran comúnmente en los productos lácteos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que algunos nutrientes presentes en los lácteos son esenciales para la salud y su ingesta adecuada debe ser considerada al reducir su consumo. 

Existen determinados métodos para reducir el consumo de lácteos sin perder nutrientes, limitando así el impacto en la salud general del organismo.  

  • Alternativas vegetales. Es posible optar por bebidas vegetales a base de almendras, soja, avena o coco, que actualmente son opciones populares. Muchas marcas además enriquecen estas bebidas con calcio y vitamina D. Otra opción es recurrir a alternativas vegetales a yogures alternativos, elaborados a base de almendras, soja o coco. Igualmente hay opciones para sustituir el queso por una alternativa vegetal a base de nueces o soja.   
  • Productos enriquecidos. Busca alimentos enriquecidos con calcio y vitamina D, como zumos de naranja, cereales y panes integrales, para compensar el descenso de ingesta de estos nutrientes.  
  • Suplementos. Consulta con un profesional de la salud sobre la posibilidad de tomar suplementos de calcio y vitamina D si llegase a ser necesario.  
  • Control de porciones. Si decides reducir, pero no eliminar por completo los lácteos, también es posible simplemente controlar las porciones para mantener un equilibrio en tu ingesta. 

¿Qué nutrientes imprescindibles aportan los lácteos? 

Reducir el consumo de lácteos no acarrea pérdida de nutrientes, ya que hay varias alternativas y estrategias para obtener los nutrientes esenciales que a menudo se encuentran en los productos lácteos. Este grupo de alimentos es una fuente importante, pero existen otras fuentes alternativas:  

  • Calcio. Presente abundantemente en leche, yogur y queso. Otras fuentes pueden ser brócoli, col rizada, espinacas o pescado enlatado con hueso (salmón, sardinas), almendras, tofu fortificado, jugos y cereales fortificados.  
  • Vitamina D. Se encuentra en leche enriquecida y algunos yogures. También se obtiene de pescado graso (salmón, caballa, atún), yema de huevo, exposición al sol (sintetiza la vitamina D en la piel) y suplementos.  
  • Proteínas. Presente en leche, yogur, queso y nata. También disponible en carne magra, aves, pescado, huevos, legumbres (lentejas, garbanzos), nueces, semillas y tofu.  
  • Vitamina B12. Se encuentra en todos los lácteos. Otras fuentes pueden ser carnes, pescados, huevos y alimentos fortificados con B12, como algunos cereales y productos a base de soja.  
  • Fósforo. Presente en leche, yogur y queso. Se encuentra en la carne, pescado, huevos, nueces y legumbres.  
  • Potasio. Son fuentes lácteas la leche y el yogur. También se encuentra en plátanos, naranjas, patatas, espinacas, aguacates y tomates.  
  • Zinc. Se obtiene de leche y queso. Está disponible en carne, pescado, legumbres, nueces y semillas.  
  • Vitamina A. Presente en leche y queso. También se encuentra en zanahorias, batatas, espinacas, brócoli, hígado y yema de huevo. 

¿Qué consecuencias provoca consumir pocos lácteos? 

Es importante señalar que si decides eliminar o reducir los lácteos de tu dieta, debes asegurarte de obtener estos nutrientes de otras fuentes para mantener un equilibrio nutricional adecuado.  

  • Probióticos. El yogur y otros productos fermentados lácteos son ricos en probióticos beneficiosos para la salud intestinal. Si dejas de consumirlos, considera incluir otros alimentos fermentados, como chucrut, kimchi o kombucha, o tomar suplementos probióticos.  
  • Salud ósea. La salud ósea puede verse afectada si no se obtiene suficiente calcio y vitamina D de otras fuentes. Esto podría aumentar el riesgo de osteoporosis y fracturas. Es fundamental asegurarse de obtener estos nutrientes de otras fuentes.  
  • Digestión. Algunas personas experimentan una mejora en la digestión al reducir o eliminar los lácteos, especialmente si son intolerantes a la lactosa. Sin embargo, es importante garantizar que se obtengan nutrientes esenciales de otras fuentes. 
  • Deficiencias de calcio y vitamina D. Los lácteos son una fuente importante de calcio y vitamina D, nutrientes esenciales para la salud ósea. Un bajo consumo de estos nutrientes puede aumentar el riesgo de osteoporosis y fracturas. 
  • Problemas de crecimiento en niños. Los niños en crecimiento necesitan calcio para el desarrollo adecuado de huesos y dientes. Un bajo consumo de lácteos en esta etapa puede afectar el crecimiento y el desarrollo óseo. 
  • Riesgo de deficiencia de vitamina B12. La vitamina B12 se encuentra principalmente en alimentos de origen animal, incluidos los lácteos. Un bajo consumo de estos, especialmente en dietas vegetarianas o veganas, puede aumentar el riesgo de deficiencia de vitamina B12, lo que puede afectar la función neurológica y la formación de glóbulos rojos. 

¿Cuáles son las dietas con bajo consumo de lácteos? 

Recuerda que la clave para cualquier cambio en la dieta es asegurarte de obtener los nutrientes esenciales de otras fuentes para mantener un equilibrio nutricional adecuado. Siempre es recomendable consultar con un nutricionista o profesional de la salud antes de realizar cambios significativos en tu dieta para garantizar que cumplas con tus necesidades nutricionales. Reducir el consumo de lácteos sin eliminarlos por completo es posible y se puede lograr mediante varias estrategias dietéticas.  

  • Dieta flexitariana. La dieta flexitariana se basa principalmente en una alimentación basada en vegetales, pero permite la inclusión ocasional de productos de origen animal, incluidos los lácteos.  
  • Dieta mediterránea. La dieta mediterránea se centra en frutas, verduras, legumbres, granos enteros, aceite de oliva y pescado. Aunque incluye lácteos, no son la base de la dieta, por lo que es posible reducir su consumo.  
  • Dieta paleo. La dieta paleo se enfoca en alimentos no procesados y naturalmente presentes en la dieta humana ancestral. Aunque excluye los lácteos procesados, algunos seguidores de la dieta paleo consumen lácteos enteros y sin procesar en moderación.  
  • Dieta sin gluten. Las personas que siguen una dieta sin gluten (por razones de sensibilidad al gluten o enfermedad celíaca) a menudo reducen su consumo de lácteos, ya que muchos productos lácteos pueden contener gluten o estar asociados con problemas digestivos.  
  • Dieta de eliminación. Algunas personas eligen seguir una dieta de eliminación para identificar posibles intolerancias alimentarias. Durante esta dieta, se eliminan temporalmente ciertos alimentos, incluidos los lácteos, y luego se reintroducen para observar cualquier reacción.  
  • Dieta de reducción gradual. Puedes optar por reducir gradualmente la cantidad de lácteos en tu dieta en lugar de eliminarlos de inmediato. Esto te permite ajustarte a cambios en tus hábitos alimenticios. 

 

Bibliografía: 

https://www.elespanol.com/ciencia/nutricion/20201110/pasa-cuerpo-dejas-tomar-lacteos-mes/533947731_0.html 

https://es.integrativenutrition.com/blog/top-10-dairy-free-benefits 

https://shawellness.com/shamagazine/es/8-motivos-para-dejar-de-consumir-productos-lacteos/ 

https://www.bbc.com/mundo/noticias-39578309 

https://as.com/deporteyvida/2019/05/29/portada/1559132933_784891.html 

https://www.sportlife.es/nutricion/por-debemos-tomar-lacteos-olvidarnos-fake-news-evitan_275294_102.html 

https://www.myprotein.es/thezone/nutricion/alternativas-sin-lactosa-a-la-leche/ 

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2016-10-12/estuve-3-semanas-sin-consumir-lacteos-y-esto-es-lo-que-me-paso_1273168/ 

https://www.findus.es/alimentacion-y-nutricion/dietas-saludables/productos-lacteos-y-dietas-sin-lacteos 

Destacados

Relacionados

Los resultados obtenidos probaron que las ganaderías más grandes poseían un mejor Índice de Bienestar Animal que aquellas más pequeñas.

Prueban que las grandes ganaderías de leche no ofrecen peor bienestar animal

Un proyecto de investigación concluye que las granjas de leche de mayor tamaño no están directamente asociadas con un peor bienestar animal.

/
Danone ha explicado que esta nueva planta se enmarca en su plan de crecimiento como “una prioridad estratégica”.

Danone abre una fábrica de bebida vegetal en Francia tras cerrar una láctea en España

La multinacional Danone ha inaugurado una fábrica de tecnología punta y última generación en Francia destinada a la elaboración de bebidas vegetales.

/
La Granja Cudaña ha batido el récord del queso fresco más grande de España con una pieza de 120 kilos.

Queseros cántabros rompen el récord queso fresco más grande de España con uno de 120 kilos

La Granja Cudaña ha batido el récord del queso fresco más grande de España con una pieza de 120 kilos. El acto tuvo lugar durante la VII Feria de la Leche de Ruiloba.

/
Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)