Una mujer embarazada bebiendo un vaso de leche.
Estás aquí:

¿Es importante consumir leche durante el embarazo?

La Sociedad Española de Obesidad (Seedo) señala que durante el embarazo es importante cubrir las necesidades nutricionales, preparar el organismo de la madre para el parto, y satisfacer las exigencias nutritivas del bebé.

10 enero 2022

Una mujer embarazada bebiendo un vaso de leche.
Durante el embarazo es importante seguir una serie de pautas para que el feto se desarrolle con total normalidad.

La alimentación durante el periodo de gestación requiere de una serie de pautas o recomendaciones con el objetivo de que el feto se desarrolle con total normalidad. La dieta mediterránea, declarada patrimonio mundial, es sinónimo de equilibrio nutricional. En Mundo Lácteo te ofrecemos toda la información sobre la leche y el embarazo

La Sociedad Española de Obesidad (Seedo) señala que durante el embarazo es importante cubrir las necesidades nutricionales, preparar el organismo de la madre para el parto, satisfacerlas exigencias nutritivas del bebé y asegurar la reserva energética en forma de grasa para la lactancia.  

Alimentación durante el embarazo 

Es importante seguir unas buenas pautas de alimentación para no tener ningún problema durante el embarazo, ciclo en el que aumentan las necesidades calóricas y la demanda de ciertos nutrientes. 

No solo durante el periodo de gestación es vital seguir una dieta variada y equilibrada, pero es especialmente importante. La dieta mediterránea aporta los nutrientes necesarios para ello. Concretamente, esta dieta está compuesta por hidratos de carbono, grasas, proteínas y verduras.

Hidratos de carbono

Los hidratos de carbono son la principal fuente de energía. El consumo de este macronutriente contribuye a la salud intestinal, ayuda a reducir el nivel de colesterol LDL, también conocido como “colesterol malo”; es fuente de fibra y ayuda a controlar el estrés, entre otros beneficios. 

Grasas

En la dieta mediterránea las grasas deben provenir fundamentalmente del aceite de oliva debido a su alto contenido en ácido oleico, vitamina E y antioxidantes. Además es importante el consumo de grasas saludables, como las presentes en alimentos como el aguacate, el pescado azul o los frutos secos. Por el contrario, en la medida de lo posible, hay que evitar el consumo de grasas saturadas ya que pueden provocar molestias digestivas durante el embarazo.

Proteínas 

Las proteínas son un macronutriente esencial para el correcto desarrollo del bebé. La carne magra, el pescado y los huevos son grandes fuentes de proteína, y especialmente si la gestante sigue una dieta vegetariana o vegana, las legumbres como los frijoles, los guisantes, las lentejas, los garbanzos y los productos de soja son también una excelente opción.

Verduras

Las verduras juegan un papel fundamental en la dieta mediterránea. El consumo de verduras ayuda a mantener una buena flora intestinal, y a estar protegido frente a enfermedades cardiovasculares. Además, verduras como las espinacas, los espárragos y el brócoli son fuente de vitaminas.

Beneficios del consumo de leche durante el embarazo

El informe La leche como vehículo de salud en situaciones fisiológicas especiales: mujer gestante, elaborado por la Fundación Española de la Nutrición (FEN), la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), señala los principales beneficios del consumo regular de lácteos durante el embarazo. 

Los lácteos aúnan los tres macronutrientes: carbohidratos, grasas y proteínas. Aportan grasas y vitaminas como la B1, la B2, la B12, la A y la D, esta última imprescindible para la metabolización del calcio en el organismo.

La ingesta de productos con calcio es esencial para el desarrollo y el mantenimiento de los huesos. Durante el embarazo, también es crucial para evitar problemas que afecten la salud ósea y dental de la madre. Por ello, es esencial que una embarazada consuma el número de raciones recomendadas por los expertos. Pero ¿cuál es la cantidad diaria recomendada?

Recomendación diaria 

Durante la lactancia, las madres proveen a sus hijos alrededor de 200-400 mg de calcio al día. Razón por la que existe preocupación sobre si la madre requiere de una cantidad de calcio más elevada. 

Sin embargo, el experto Joe Leigh Simpson aclara que la absorción de calcio se incrementa un 40% durante el embarazo por lo que no sería necesario el consumo extra de calcio. 

Para cubrir las necesidades nutricionales que tiene una mujer embarazada, la Fundación de Nutrición Española recomienda alcanzar las 3 o 4 raciones al día de productos lácteos o derivados. Si bien, si esta se encuentra en periodo de lactancia las raciones deben aumentar a las 4 o 6 al día. 

Aunque parezca una tarea sencilla, tan solo el 50% de las mujeres embarazadas cumple con dicha recomendación.

El consumo de leche y lácteos contribuyen no sólo positivamente en la salud de la madre, sino también en la del feto. De hecho, un estudio realizado por el Departamento de Ciencias Farmacéuticas y de la Salud de la Universidad CEU San Pablo revela que la ingesta de leche durante el embarazo se asocia a un correcto crecimiento del bebé. 

Los autores del estudio basan dichas afirmaciones en la densidad de los nutrientes presentes en la leche. Sin embargo, estos efectos beneficiosos no están constatados en bebés prematuros.

¿Hay que evitar algunos alimentos durante el embarazo?

Durante el embarazo es especialmente importante informarse y leer las etiquetas de ingredientes e información nutricional de los alimentos de venta en los supermercados para comprobar que la leche, y otros productos lácteos o derivados estén elaborados con leche pasteurizada. Consumir quesos frescos o de pasta blanda puede ser perjudicial para el niño. También es recomendable retirar la corteza del queso.

La mayor parte de los productos lácteos de venta al público están elaborados con leche pasteurizada, pero es importante comprobarlo en algunos quesos y otras elaboraciones especiales, dado el riesgo que existe en la transmisión de enfermedades del ganado, que pueden resultar fatales para el feto. 

Asimismo, la Sociedad Española de Obesidad recomienda evitar consumir quesos curados y no abusar de los semicurados.

Recomendaciones para mujeres embarazadas con intolerancia a la lactosa

No todas las mujeres embarazadas pueden consumir leche o productos lácteos durante el embarazo por intolerancia a la lactosa u otros nutrientes de la leche. Por ello es importante tener en cuenta otra serie de alimentos que aporten la cantidad de calcio recomendada.

La Asociación de Intolerantes a la Lactosa de España (Adilac) recomienda el consumo de leche sin lactosa, de lácteos con una cantidad de lactosa más baja como el queso o el yogur, o de bebidas vegetales.  Adilac señala que las espinacas, el brócoli, las acelgas son también alimentos ricos en calcio. 

Destacados

Relacionados

Mujer con dolor de barriga.

La leche estriñe, ¿verdad o mito?

Son numerosos los mitos que rodean a este producto básico en la dieta mediterránea: la leche es mala para la salud, aumenta los niveles de colesterol, causa estreñimiento…

/
Ovejas pastando en la hierba verde.

Leche de oveja: composición nutricional y beneficios

El litro de leche de oveja tiene un precio medio de 2 euros, aunque puede llegar hasta los 3,59 euros, en función de la marca.

/
Burra.

Leche de burra, un producto de lujo al alcance de pocos

Hoy en día, la leche es empleada generalmente para la elaboración de jabones y cremas.

/