Mujer bebiendo leche durante el embarazo.
Estás aquí:

Leche en el embarazo: todo lo que necesitas saber

Los lácteos son alimentos seguros siempre y cuando la leche esté pasteurizada.

28 febrero 2022

Mujer bebiendo leche durante el embarazo.

El embarazo es una etapa de la vida donde surgen diversas dudas en torno a la alimentación. Los lácteos son alimentos indispensables en la dieta de la mujer gestante, ya que aportan macro y micronutrientes esenciales para el correcto desarrollo del feto. En este artículo de Mundo Lácteo, explicamos todo lo que necesitas saber sobre el consumo de leche durante el embarazo. En Mundo Lácteo te ofrecemos la importancia de consumir leche y el embarazo

Requerimientos nutricionales durante el embarazo

El embarazo es un ciclo donde las necesidades nutricionales de la mujer gestante cambian. Es importante llevar una serie de hábitos saludables durante todas las etapas de la vida, pero en el embarazo es clave, ya que el feto necesita una gran cantidad de nutrientes y si la madre no los consume, puede ver comprometida tanto su salud como la de su bebé. Tanto los excesos nutricionales como las deficiencias pueden repercutir de forma negativa en la madre y en el feto.

El estudio “Importancia de la nutrición durante el embarazo. Impacto en la composición de la leche materna”, publicado en la revista científica Nutrición Hospitalaria, señala que es recomendable aumentar la ingesta energética y de nutrientes con el objetivo de cubrir todas esas necesidades.

Los requerimientos nutricionales de la embarazada también dependen de su peso. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) destaca en la siguiente tabla los niveles seguros de consumo de nutrientes para una mujer con un peso medio de 55 kilos:

No embarazadaEmbarazadaLactante
Calorías (Kcal.)221024102710
Proteína (g.)495669
Hierro (mg.)24-4838-7613-6
Vitamina A (mcg.)500600850
Vitamina C (mg.)303030
Vitamina B (mcg.)170420270

*Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO).

El estudio publicado en Nutrición Hospitalaria matiza que también hay que tener en cuenta el consumo adecuado de alimentos ricos en hidratos de carbono. La ingesta recomendada es de 4-5 raciones al día. En cuanto a las necesidades de calcio, la Organización Mundial de la Salud recomienda 1.200 miligramos al día. 

Joven embarazada comiendo yogur.

Leche en el embarazo: Calcio y Vitaminas

La leche es un producto lácteo esencial durante el embarazo siempre y cuando esté pasteurizada. Este alimento contiene nutrientes esenciales para el correcto funcionamiento del organismo y del desarrollo de la madre y del feto.

Un informe realizado por la Fundación Española de la Nutrición (FEN), la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) confirma que la leche y los derivados lácteos son importantes, ya que aportan macronutrientes esenciales, como hidratos de carbono, grasas y proteínas y micronutrientes, como minerales y vitaminas. Además, son productos con una elevada calidad y densidad nutricional. 

Este estudio señala que los lácteos, y en especial la leche, son la principal fuente de calcio para el organismo. Este mineral ayuda a la formación de huesos y dientes, y ayuda al correcto funcionamiento del sistema nervioso y de los músculos. Además, previene diversas enfermedades, como la hipertensión, la diabetes, el cáncer o las enfermedades cardiovasculares. 

El presidente de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), Javier Aranceta, destaca que la vitamina D “cumple un papel fundamental en el mantenimiento de la masa ósea y en el metabolismo mineral al regular la absorción intestinal de calcio”. Además, interviene en el proceso de metabolización del calcio. La ingesta de este nutriente para mujeres gestantes o lactantes varía entre los 10 y los 15 microgramos. 

La Fundación Española de la Nutrición (FEN) recomienda el consumo de 4 a 6 raciones de lácteos al día. Una ración de lácteos equivale a un vaso de leche de 250 mililitros, a dos yogures de 125 gramos, a 125 gramos de queso fresco y a 30 gramos de queso semicurado. 

Vaso de leche.

Consumo de leche durante la lactancia

Un estudio elaborado por el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP) expone que es recomendable el consumo de leche y de derivados lácteos durante la lactancia. Si bien, “no es necesario abusar de ellos”. 

Los alimentos que conforman la dieta diaria de la madre influyen en la calidad y en el volumen de la leche materna. Por ello, es importante el consumo de alimentos con una elevada densidad nutricional, como es el caso de los productos lácteos. Estos son fuente de vitaminas y minerales esenciales que influyen en diversas funciones. 

Alternativas para gestantes intolerantes a la lactosa

La intolerancia a la lactosa (un tipo de azúcar presente de forma natural en la leche), la alergia a la caseína (una proteína de la leche) o un tipo de dieta específica (vegetarianas o veganas) no son un impedimento para cubrir los requerimientos nutricionales de calcio y vitaminas de la mujer gestante. Existen alternativas a los productos lácteos u otros alimentos ricos en estos nutrientes.

Como ya publicamos en Mundo Lácteo, los lineales de los supermercados y tiendas ofrecen una infinidad de productos alternativos a la leche de origen animal. Las bebidas vegetales, como la de soja, la de avena o la de almendra, son una excelente alternativa, ya que aportan niveles similares de calcio y de vitaminas en comparación con la leche de vaca. 

De hecho, un vaso de 100 ml bebida vegetal de soja aporta 160 mg de calcio, mientras que la de almendra, avena y arroz tiene 120 mg, el mismo aporte que un vaso de leche de vaca. 

Además de las mal llamadas “leches” vegetales, existen otros alimentos ricos en calcio y vitaminas, como el tofu, el brócoli, la col rizada, el bonito, la avena, las alubias, las espinacas y los zumos naturales. La vitamina D está en vegetales de hoja verde, en alimentos cítricos, en la carne de hígado y en pescados, como el salmón y el atún. 

Bebidas vegetales.

¿Pueden consumir las embarazadas otros productos lácteos?

Las etiquetas nutricionales de los productos lácteos aportan información relevante para la madre gestante. Es importante que los productos consumidos estén elaborados con leche pasteurizada, ya que de lo contrario podrían ser perjudiciales para el feto. 

En Mundo Lácteo ya explicamos que las bacterias que contiene la leche sin pasteurizar tienen la capacidad de atravesar la barrera placentaria y aunque en muchas ocasiones estas bacterias no causan daños importantes, otras veces pueden causar abortos, listeria, infecciones y partos prematuros. 

Por tanto, consumir yogur, queso o nata durante el embarazo es seguro siempre y cuando la leche con la que estén elaborados haya pasado por un tratamiento térmico, obligatorio para la leche y derivados lácteos de venta en supermercados, salvo en el caso de los quesos elaborados con leche cruda sin pasteurizar. Como medida preventiva, es aconsejable evitar el consumo de estos alimentos en restaurantes. 

Joven embarazada comiendo un yogur natural.

Destacados

Relacionados

Mujer con dolor de barriga.

La leche estriñe, ¿verdad o mito?

Son numerosos los mitos que rodean a este producto básico en la dieta mediterránea: la leche es mala para la salud, aumenta los niveles de colesterol, causa estreñimiento…

/
Ovejas pastando en la hierba verde.

Leche de oveja: composición nutricional y beneficios

El litro de leche de oveja tiene un precio medio de 2 euros, aunque puede llegar hasta los 3,59 euros, en función de la marca.

/
Burra.

Leche de burra, un producto de lujo al alcance de pocos

Hoy en día, la leche es empleada generalmente para la elaboración de jabones y cremas.

/