El feto necesitará calcio, de alimentos como los lácteos, en su alimentación o lo obtendrá de los huesos de la madre.

Los lácteos y el desarrollo del feto, ¿cómo influyen en ello?

Los lácteos, como la leche, el yogur y el queso, son una fuente importante de nutrientes durante el embarazo y pueden tener un impacto significativo en el desarrollo del feto.

1 septiembre 2023

El feto necesitará calcio, de alimentos como los lácteos, en su alimentación o lo obtendrá de los huesos de la madre.
El feto necesitará calcio, de alimentos como los lácteos, en su alimentación o lo obtendrá de los huesos de la madre.

 

Los lácteos, como la leche, el yogur y el queso, son una fuente importante de nutrientes durante el embarazo y pueden tener un impacto significativo en el desarrollo del feto. Es importante que las mujeres embarazadas consuman lácteos como parte de una dieta equilibrada y variada para asegurar la obtención de estos nutrientes esenciales. Sin embargo y debido a la importancia de la alimentación en este periodo, siempre es aconsejable consultar con un profesional médico para analizar la dieta durante el embarazo.  

La influencia de los lácteos en el desarrollo del feto 

Los lácteos son una de las principales fuentes de calcio en la dieta. Este mineral es esencial para el desarrollo adecuado de los huesos del feto. Durante el embarazo, el cuerpo de la madre necesita más cantidad de calcio para satisfacer las demandas de crecimiento del bebé en desarrollo porque la deficiencia de este puede aumentar el riesgo de problemas de crecimiento en el feto. Además, los lácteos también proporcionan proteínas de alta calidad, que son esenciales para el desarrollo muscular y la formación de téjidos y de órganos del feto. 

Los alimentos lácteos contienen una variedad de vitaminas y minerales fundamentales en las diferentes etapas de desarrollo del feto, como la vitamina D, la vitamina B12 y el zinc. Estos nutrientes son esenciales para la correcta formación del sistema nervioso y el sistema inmunológico, entre otros sistemas vitales en el cuerpo del feto. Los lácteos también proporcionan grasas saludables necesarias para el desarrollo cerebral y la acumulación de energía durante el embarazo. Sin embargo, es clave vigilar la ingesta total de grasas. 

Además de esto, algunos productos lácteos, como el yogur, se convierten durante el embarazo en una fuente de ácido fólico, una tipología de vitamina B importante para prevenir defectos del tubo neural en el feto. 

El calcio y el desarrollo del feto 

Durante el embarazo, las necesidades de calcio aumentan porque el feto está en constante crecimiento y desarrollo. Si la madre no obtiene suficiente calcio a través de la alimentación, el cuerpo lo tomará de sus propios huesos para satisfacer las necesidades del feto, lo que puede aumentar el riesgo de problemas óseos en el organismo gestante. Por lo tanto, es esencial que las mujeres embarazadas reciban suficiente calcio a través de su dieta. 

El calcio es un nutriente esencial durante el desarrollo fetal y desempeña varias funciones cruciales para el crecimiento adecuado. Los lácteos son un grupo de alimentos clave para recibir el aporte adecuado de este mineral porque los nutrientes son de alto valor biológico y se encuentran en cantidades recomendadas. 

El bebé necesita grandes cantidades de calcio para la formación adecuada del sistema óseo, que incluye los dientes. La carencia de este nutriente en la dieta de la madre puede resultar en un futuro problema de desarrollo, tanto físico como intelectual. Además, este mineral es esencial para la transmisión de señales eléctricas en las células nerviosas y la contracción de los músculos, incluido el músculo cardíaco. Estos procesos son fundamentales para la conformación adecuada del sistema nervioso y el funcionamiento del corazón del feto. 

Añadido a esto, el calcio desempeña un papel clave en el proceso de coagulación sanguínea. Esto es importante tanto para la madre como para el feto, ya que evita el sangrado excesivo durante el parto y el nacimiento. Este mineral también ayuda a mantener la presión arterial dentro de rangos normales, algo que puede parecer rutinario pero que es importante vigilar en un periodo de tiempo tan prolongado como puede ser el embarazo. 

¿Qué lácteos son más beneficiosos para el feto? 

Las principales fuentes dietéticas de calcio incluyen productos lácteos como la leche, el yogur y el queso, así como alimentos fortificados y ciertas verduras de hojas verdes, aunque deben vigilarse los antinutrientes presentes en estas. La cantidad de calcio necesaria durante el embarazo puede variar, por lo que es importante consultar a un profesional, especialmente si es necesario planificar una dieta.  

Algunos de los lácteos más beneficiosos para el feto y la madre son: 

  • Leche. La leche es una excelente fuente de calcio y proteínas. Además, muchas leches comerciales están fortificadas con vitamina D, que es importante para la absorción del calcio. La combinación de estos nutrientes es muy positiva para el desarrollo fetal. La leche es una fuente de hidratación adicional, que es importante durante el embarazo, ya que el volumen sanguíneo aumenta y se necesita más líquido.  
  • Yogur. El yogur es rico en calcio, proteínas y probióticos beneficiosos para la salud intestinal. Los probióticos pueden ayudar a mantener un sistema digestivo saludable durante el embarazo, periodo en el que las hormonas pueden alterar el funcionamiento habitual de órganos como el estómago.  
  • Queso. Los quesos son una fuente de calcio y proteínas, aunque su contenido de grasa puede resultar conflictivo. Es aconsejable optar por quesos frescos elaborados con leche pasteurizada para mantener un equilibrio adecuado de grasas durante el embarazo. 
  • Lácteos fortificados. Algunos productos lácteos están fortificados con nutrientes adicionales, como ácido fólico, vitamina B12 y hierro, que son esenciales durante el embarazo. 

Recomendaciones para elegir lácteos adecuados para el feto 

Es importante elegir productos lácteos que sean adecuados para la alimentación durante un periodo tan específico como el embarazo, ya que el aumento excesivo de peso puede acrecentar el riesgo de complicaciones. También es fundamental variar la dieta y no depender exclusivamente del mismo tipo de lácteo. 

  • Ingesta adecuada. Durante el embarazo, las necesidades de calcio aumentan para el desarrollo adecuado de los huesos y dientes del feto. La mujer embarazada y en periodo de lactancia, tiene unas necesidades de calcio de 1100 y 1200 miligramos al día, respectivamente.  
  • Fuentes de lácteos. No limitarse a un solo tipo de lácteo. Combinar leche, yogur, queso y otros productos lácteos en tu dieta para obtener una variedad de nutrientes es beneficioso. Opta por productos con un porcentaje de grasa que permita controlar el impacto de su ingesta, en caso de suceder un exceso.  
  • Opciones saludables. Optar por productos lácteos que sean elaborados con productos naturales, sin aditivos ni azúcares añadidos. Del mismo, es recomendable evitar las bebidas lácteas azucaradas y los postres lácteos con alto contenido de azúcar, ya que pueden contribuir al aumento de peso no deseado. 
  • Higiene y seguridad alimentaria. Es importante garantizar que los lácteos que se consumen estén pasteurizados para evitar el riesgo de infecciones alimentarias. 

Destacados

Relacionados

Covap, principal proveedor de leche de Mercadona, apuesta por la innovación gallega al entrar en el accionariado de Innogando

El grupo Covap, propietario de Naturleite, principal proveedor de leche de Mercadona, compró acciones de la startup gallega Innogando.

/

El Buen Pastor, Clesa y Larsa Pastoreo, top 3 de mejores leches enteras, según la OCU

La OCU ha analizado 37 briks de leche entera UHT en el mercado y El Buen Pastor, Clesa y la Leche de Pastoreo Larsa encabezan el ranking.

/

Vai Ben, la nueva marca de los bífidus de Larsa

La marca láctea gallega ha lanzado un rebranding de sus yogures bífidus elaborados con leche de pastoreo.

/
Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)