La lactancia es compatible con el consumo de lácteos y parte fundamental de la alimentación.

Lácteos durante la lactancia, ¿cuáles son las recomendaciones?

Los lácteos son una fuente importante de nutrientes durante la lactancia, aunque es frecuente que existan preocupaciones por su efecto en algún aspecto específico de la salud de la madre o el bebé.

7 julio 2023

La lactancia es compatible con el consumo de lácteos y parte fundamental de la alimentación.
La lactancia es compatible con el consumo de lácteos y parte fundamental de la alimentación.

 

Los lácteos son una fuente importante de nutrientes durante la lactancia, aunque es frecuente que existan preocupaciones por su efecto en algún aspecto específico de la salud de la madre o el bebé. Leche, nata, mantequilla, queso y yogur son alimentos muy presentes en la dieta humana, pero su consumo puede cambiar cuando la etapa vital en cuestión es clave para el crecimiento y desarrollo del bebé. ¿Cuáles son las recomendaciones y consejos para tomar lácteos en periodo de lactancia? 

¿Deben consumirse lácteos durante la lactancia? 

Durante la lactancia, los lácteos son una fuente importante de nutrientes tanto para la madre como para el bebé. Es recomendable optar por productos lácteos que proporcionan los mismos nutrientes esenciales, pero con menos grasa saturada. También es importante elegir lácteos que estén pasteurizados para evitar el riesgo de enfermedades transmitidas por alimentos. 

Si la madre no tiene ninguna intolerancia o alergia a los lácteos, puede consumirlos como parte de una dieta equilibrada durante la lactancia. Los lácteos, como la leche, el yogur y el queso, son ricos en calcio, proteínas, vitamina D y otros nutrientes esenciales que son importantes para el desarrollo y crecimiento tanto del bebé como de la madre. 

Sin embargo, si la madre presenta intolerancia a la lactosa o alergia a las proteínas de la leche de vaca, ha de ser necesario eliminar o limitar los lácteos a las opciones sin lactosa de su dieta durante la lactancia. En estos casos, es importante hablar con un profesional de la salud para recibir orientación sobre alternativas adecuadas para asegurar una ingesta adecuada de calcio y otros nutrientes importantes. 

¿Qué lácteos son más recomendables durante la lactancia? 

En lactancia se recomienda consumir lácteos que sean nutritivos y que brinden los beneficios necesarios para la madre y el bebé. De entre todos los tipos existentes, los más favorables para ello son:  

  • Leche. La leche es una fuente rica en calcio, vitamina D, proteínas y otros nutrientes esenciales.  
  • Yogur. El yogur es una excelente opción de lácteo durante la lactancia. Es una buena fuente de calcio, proteínas y probióticos beneficiosos para la salud intestinal. La mejor opción es el yogur natural, sin azúcares añadidos.  
  • Queso. El queso también es una buena fuente de calcio y proteínas para el bebé y la madre. Los quesos bajos en grasa, como el queso cottage, el queso fresco, el queso ricotta o los quesos blancos, están especialmente indicados para periodos de lactancia.  
  • Requesón. El requesón es una opción de lácteo bajo en grasa y rico en proteínas que en ocasiones se olvida, pero que resulta muy beneficioso durante la lactancia. Además, puede ser utilizado en diversas recetas como relleno, acompañamiento o tentempié.  

¿Qué beneficios aportan los lácteos durante la lactancia? 

Tomar lácteos durante la lactancia proporciona múltiples beneficios, algunos de ellos tanto al bebé como a la madre. Los más destacados son:  

  • Fuente de calcio. Los lácteos son una de las principales fuentes de calcio en la dieta humana. Durante la lactancia, la madre necesita una ingesta adecuada de calcio para mantener su salud ósea y también para proporcionar calcio al bebé para su correcto desarrollo.  
  • Nutrientes esenciales. Los lácteos, como la leche, el yogur y el queso, son ricos en nutrientes esenciales como proteínas de alta calidad, vitamina D, vitamina B12, fósforo y zinc. Estos nutrientes son importantes para el crecimiento y desarrollo del bebé, así como para mantener la salud general de la madre en el mejor estado.  
  • Sistema inmunológico. Algunos lácteos, como el yogur, contienen probióticos que pueden fortalecer el sistema inmunológico tanto de la madre como del bebé. Estos probióticos beneficiosos ayudan a mantener un equilibrio saludable de bacterias en el tracto digestivo y pueden reducir el riesgo de infecciones.  
  • Energía y saciedad. Los lácteos proporcionan energía y pueden ayudar a mantener la saciedad. Esto es especialmente importante durante la lactancia, ya que la madre necesita un aporte calórico adecuado para producir leche y mantener su energía. 

¿Los lácteos alteran la leche materna? 

En general, consumir lácteos durante la lactancia no afecta significativamente a la composición de la leche materna. La leche materna está diseñada para proporcionar todos los nutrientes necesarios para el crecimiento y desarrollo del bebé, y se adapta de manera natural a las necesidades específicas del lactante, así como a la alimentación de la madre.  

En casos muy específicos, algunas madres pueden notar que ciertos alimentos, incluidos los lácteos, causan molestias o síntomas en el bebé, como cólicos, irritabilidad o problemas digestivos. Esto puede ser el resultado de una intolerancia o alergia a las proteínas de la leche de vaca que se transmiten a través de la leche materna.  

Si se sospecha de una reacción adversa a los lácteos en el bebé, es recomendable consultar a un profesional de la salud, como un pediatra o un especialista en lactancia materna. En algunos casos, pueden sugerir una eliminación temporal de los lácteos u otros alimentos de la dieta de la madre para observar si los síntomas mejoran. 

¿Existen riesgos al consumir lácteos durante la lactancia? 

Debido a la importancia que supone la lactancia en el desarrollo del bebé, es necesario vigilar no solo los valores nutricionales en la dieta materna, también el origen y la garantía de seguridad alimentaria. Algunos lácteos no son recomendables debido a diversas razones, como los cultivos bacterianos. Aquellos que están desaconsejados son:  

  • Leche no pasteurizada. La leche no pasteurizada o cruda puede contener bacterias dañinas que, en determinados casos, pueden causar enfermedades. Es recomendable evitar su consumo durante la lactancia para reducir el riesgo de infecciones tanto para la madre como para el bebé.  
  • Quesos blandos no pasteurizados. Algunos quesos blandos, como el queso feta, el queso azul y el queso de cabra, acostumbran a ser elaborados con leche no pasteurizada. Estos quesos pueden albergar bacterias perjudiciales y aumentar el riesgo de infecciones. 
  • Quesos muy grasos. Algunos quesos, como el queso cheddar y el queso suizo, pueden tener un contenido de grasa elevado para un periodo tan concreto y crucial como la lactancia. Si bien la grasa es importante en la dieta, un consumo excesivo de lácteos grasos puede aumentar la ingesta calórica sin proporcionar una variedad equilibrada de nutrientes.  
  • Productos lácteos con aditivos y azúcares añadidos. Algunos productos lácteos, como los yogures edulcorados o postres lácteos aromatizados, pueden contener aditivos artificiales, colorantes y azúcares añadidos. Estos ingredientes pueden no son beneficiosos para la salud y su transmisión al bebé puede dar lugar a algún problema. 

Destacados

Relacionados

Covap, principal proveedor de leche de Mercadona, apuesta por la innovación gallega al entrar en el accionariado de Innogando

El grupo Covap, propietario de Naturleite, principal proveedor de leche de Mercadona, compró acciones de la startup gallega Innogando.

/

El Buen Pastor, Clesa y Larsa Pastoreo, top 3 de mejores leches enteras, según la OCU

La OCU ha analizado 37 briks de leche entera UHT en el mercado y El Buen Pastor, Clesa y la Leche de Pastoreo Larsa encabezan el ranking.

/

Vai Ben, la nueva marca de los bífidus de Larsa

La marca láctea gallega ha lanzado un rebranding de sus yogures bífidus elaborados con leche de pastoreo.

/
Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)