La mantequilla casera solo necesita dos ingredientes para elaborarse.

Mantequilla casera, una receta esencial para el día a día

La mantequilla es uno de los derivados lácteos fundamentales y, pese a que no se sabe con exactitud su origen, se ha mantenido a lo largo de los siglos como un alimento clave.

28 junio 2023

La mantequilla casera solo necesita dos ingredientes para elaborarse.
La mantequilla casera solo necesita dos ingredientes para elaborarse.

 

La mantequilla es uno de los derivados lácteos fundamentales y, pese a que no se sabe con exactitud su origen, se ha mantenido a lo largo de los siglos como un alimento clave en la dieta de los humanos, tanto por su sabor como por sus valores nutricionales. La mantequilla casera es fácil de elaborar, de hecho, puede hacerse con solo un ingrediente: nata para montar. Eso sí, este otro derivado lácteo ha de tener como mínimo un 35% de materia grasa. Esto es básico para poder separar pasta y suero y obtener así mantequilla. 

Lista de ingredientes 

  • 500 ml de nata para montar con al menos un 35% de materia grasa 
  • Sal 

Utensilios necesarios 

  • Un recipiente grande 
  • Batidora eléctrica 
  • Una espátula 
  • Un cuenco
  • Un colador 
  • Un recipiente hermético 

Cómo hacer mantequilla casera, paso a paso 

  1. Verter la nata para montar en un recipiente grande y resistente al calor.
  2. Agregar sal al gusto.
  3. Batir la nata a velocidad media-alta con ayuda de una batidora eléctrica.
  4. Continuar batiendo la nata una vez se monte hasta que sea más espesa y grumosa.
  5. Mantener el ritmo y la velocidad batiendo los grumos hasta que se forme un suero líquido.
  6. Detener la batidora cuando los grumos formen una pasta similar a la mantequilla y el suero esté separado.
  7. Verter la mantequilla y el suero en un colador para separar completamente cada alimento.
  8. Enjuagar la mantequilla en un cuenco empleando agua fría para eliminar los restos de suero.
  9. Presionar con una espátula para eliminar el exceso de líquido.
  10. Cambiar la mantequilla a un recipiente hermético.
  11. Meter en la nevera y refrigerar durante un par de horas.

¿Cómo hacer mantequilla casera de sabores? 

Actualmente, la mantequilla casera también puede poseer sabores gracias a agregar diferentes ingredientes o condimentos a la receta de la mantequilla casera básica y tradicional. Algunas de las opciones para untar o acompañar tus recetas son:  

  • Mantequilla de hierbas. Mezcla la masa de mantequilla cuando todavía esté blanda con hierbas frescas picadas, como perejil, cilantro, albahaca, romero o tomillo. El sabor final dependerá de la cantidad de condimentos empleados.  
  • Mantequilla de ajo. Para preparar mantequilla de ajo bastará con picar muy fino el ajo o emplear ajo en polvo durante la elaboración de la masa de mantequilla. Para lograr un sabor más suave, es posible asar previamente los dientes de ajo antes de mezclarlos con la mantequilla blanda. 
  • Mantequilla de limón. La cáscara de un limón es suficiente para que la mantequilla adquiera un matiz ácido, para ello, solo hay que mezclarla cuando esta todavía esté blanda. En caso de querer un intenso sabor cítrico, también es posible añadir una cucharadita de zumo de limón.  
  • Mantequilla de miel. La mantequilla de miel se obtiene mezclando miel líquida con la mantequilla cuando aún está blanda, previo al momento de refrigeración. El dulzor dependerá de la proporción de miel, aunque lo recomendado es una cuchara de este ingrediente por cada 100 gramos de mantequilla.
  • Mantequilla de queso. Es posible elaborar una mantequilla con sabor a queso. Para ello, basta con añadir queso rallado a la mantequilla cuando está blanda. Es recomendable no añadir sal en este caso y apostar por quesos de sabor intenso, como el parmesano o el queso azul. La mantequilla de queso debe mezclarse hasta integrar completamente los ingredientes.  

¿Cuál es el origen de la mantequilla? 

La mantequilla se originó hace miles de años y su historia se remonta a diferentes civilizaciones antiguas. Aunque no se puede determinar con certeza el lugar exacto donde se originó, se sabe que la mantequilla ha sido parte de la alimentación humana desde tiempos muy remotos. Se cree que la mantequilla se descubrió de forma accidental cuando las personas comenzaron a domesticar animales y a utilizar la leche como fuente de alimento. 

Durante el proceso de almacenamiento de la leche, se observó que si se agitaba vigorosamente o se sometía a ciertas condiciones, la grasa de la leche se separaba formando una sustancia sólida y amarillenta, que posteriormente se convirtió en lo que conocemos como mantequilla.   

A lo largo de la historia, diferentes técnicas y métodos fueron desarrollados para producir mantequilla. En las culturas nómadas, como los pueblos de las estepas de Asia Central, se solía almacenar la leche en recipientes de cuero y se agitaba constantemente mientras se viajaba a caballo, lo que provocaba la formación de mantequilla.  

Con el tiempo, la producción de mantequilla se volvió más sofisticada. Se comenzó a utilizar recipientes de cerámica o madera para almacenar la leche, y se desarrollaron técnicas de batido y amasado más eficientes para separar la grasa de la leche y producir mantequilla de manera más controlada. 

Destacados

Relacionados

El reposado en frío es uno de los secretos de la tarta de queso y maracuyá.

Receta de Tarta de queso y maracuyá

La tarta de queso y maracuyá es una de las versiones más reconocidas y de moda de este tradicional postre, que gracias a esta fruta tropical es más fresco y ligero.

/
Las trufas de queso azul y nueces reservan un cremoso interior aderezado con perejil y una cubierta ligeramente crujiente.

Receta de Trufas de queso azul y nueces

Las trufas de queso azul y nueces son unos bocados excelentes para comenzar un banquete, unos entrantes intensos o el complemento para un picnic casual.

/
Los gofres de queso ricotta son una deliciosa variante que eleva la experiencia clásica de los gofres con una nueva textura.

Receta de gofres de queso ricotta, un dulce diferente

Perfectos para desayunos o brunch, los gofres de queso ricotta cautivan con su suavidad.

/
Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)