Helado casero de leche merengada

La textura cremosa y sabor suave de la leche merengada la convierte en un ingrediente excepcional para un helado casero de leche merengada.

14 mayo 2024

helad-casero-leche-merengada

La leche merengada es un postre refrescante, ideal para los meses de verano. Además, su textura cremosa y sabor suave la convierte en un ingrediente excepcional para elaborar un delicioso helado casero de leche merengada. Esta receta fría aporta un toque de frescor y es el complemento perfecto de unas sabrosas torrijas. Hacer helado casero de leche merengada, o cualquier otro sabor, es más sencillo si se cuenta con una heladera, pero no es un utensilio indispensable.  

Al tratarse de un helado, necesita reposo durante unas horas en la nevera, no obstante, es una receta sencilla tanto por sus pasos como por los ingredientes que se necesitan, habituales en las despensas y neveras de la mayoría de hogares. 

Lista de ingredientes 

  • 500 ml de leche entera 
  • 500 ml de nata para montar 
  • 300 g de azúcar blanco. 
  • Una cucharadita de azúcar avainillado (opcional) 
  • Canela en rama 
  • Canela molida 
  • 4 claras de huevo 
  • Corteza de un limón o naranja 

Utensilios necesarios 

  • Una olla mediana. 
  • Dos cuencos grandes. 
  • Unas varillas manuales. 
  • Un recipiente hermético de vidrio. 
  • Espátula. 
  • Heladera (opcional). 

Cómo hacer un helado casero de leche merengada paso a paso 

  1. Infusionar en una olla la leche con 240 gramos de azúcar, la cucharadita de azúcar avainillado, una rama de canela y un trozo de corteza de limón o naranja. 
  2. Cocinar a fuego medio removiendo la mezcla con unas varillas. Bajar el fuego y seguir cociendo la leche aromatizada durante 5 minutos para que se integren bien todos los sabores y se disuelva por completo el azúcar. 
  3. Retirar la olla del fuego cuando comience a hervir. 
  4. Colar la leche infusionada en un bol y enfriar en la nevera. 
  5. Mientras enfría la leche, en un bol amplio mezclar el azúcar restante con las 4 claras de huevo para montarlas a punto de nieve con unas varillas. 
  6. Guardar en la nevera el merengue durante 30 minutos. 
  7. Sacar la leche y el merengue de la nevera. 
  8. Añadir poco a poco el merengue a la leche. Remover con movimientos envolventes ayudándose de una espátula para que se integren bien los ingredientes. 
  9. Pasar la mezcla del bol a la heladera y seguir las instrucciones para que se forme el helado correctamente. 
  10. En caso de no tener heladera, verter la leche merengada en un recipiente de vidrio hermético apto para meter en el congelador.  
  11. Sacar del congelador el recipiente de vidrio cada 30-45 minutos y remover con varillas para evitar que se formen cristales y conseguir una textura mantecosa en el helado de leche merengada 
  12. Repetir este proceso varias veces.  
  13. En caso de tener un robot de cocina, se puede congelar la leche merengada por completo y batir a velocidad 4 o 5 para conseguir la textura cremosa deseada en el helado de leche merengada.  
  14. Guardar el helado de leche merengada en el congelador.  
  15. Para servirlo, retirarlo unos minutos antes del congelador y espolvorear canela molida por encima. 

Consejos para que la receta de helado casero de leche merengada quede perfecta 

  • Es importante que los huevos estén a temperatura ambiente para poder montar bien las claras a punto de nieve.  
  • Para conseguir un helado más aromatizado aumenta la cantidad de azúcar avainillado, reduciendo en los mismos gramos el azúcar blanco. Si, por el contrario, se prefiere un helado de leche merengada light, se sustituirá el azúcar tanto blanco como avainillado por sacarina líquida. 
  • El helado tendrá una textura más cremosa si se mantiene a temperatura ambiente unos minutos antes de servirse.  
  • El helado de leche merengada admite más acompañamientos que la canela molida. Se puede espolvorear chocolate fundido, caramelo líquido o acompañar con galletas. 

¿Dónde se inventó la leche merengada? 

La leche merengada es un postre típico de la gastronomía española. Se trata de una bebida que presumiblemente tiene su origen en el levante español, concretamente en Valencia. En obras tan relevantes de la literatura española como Fortunata y Jacinta de Benito Pérez Galdós, aparece mencionada esta bebida.  

Destacados

Relacionados

Receta fácil de queso asado con hierbas y miel

La receta fácil de queso asado con hierbas y miel mezcla la cremosidad del queso con la dulzura de la miel y el frescor de las hierbas aromáticas.

/

Receta de tarta de queso de frutos rojos sin horno

La tarta de queso o cheesecake de frutos rojos sin horno es una variante de la tradicional tarta de queso. Es una versión ideal para cualquier fiesta

/

Tarta de queso de Arzúa al horno

Existen tantas tartas de queso como puedas imaginar y la tarta de queso de Arzúa al horno es un manjar imperdible.

/
Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)