Granos de soja.
Estás aquí:

Nata de soja: información nutricional y usos

Las habas de soja descascarilladas son el ingrediente principal de este producto.

2 julio 2022

Granos de soja.
La soja ayuda a fortalecer los huesos y el corazón.

Ideal para pastas, arroces, salsas o postres, la “nata” de soja es un ingrediente indicado para consumidores vegetarianos y para aquellos que presenten intolerancia a la lactosa o alergia a la caseína, un tipo de proteína de origen animal. La soja es un tipo de leguminosa empleada en una gran variedad de bebidas vegetales o “natas”. En este artículo de Mundo Lácteo analizaremos el perfil nutricional de la nata de soja y explicaremos los usos más comunes de este producto.

Composición nutricional de la “nata” de soja por cada 100 gramos

La soja es un tipo de leguminosa con una amplia tradición en países del continente asiático, como Japón y China. Hoy en día, la soja la encontramos presente en productos, como el yogur, la “leche” y la “nata”. Cada vez son más las marcas que incluyen en su catálogo productos elaborados a partir de alimentos vegetales, aptos para personas vegetarianas, personas con alergia a la caseína o personas con intolerancia a la lactosa. 

La “nata” de soja es un producto más ligero que la nata convencional, ya que contiene 142 calorías y 14 gramos de grasa por cada 100 gramos, de los cuales 1,6, son saturadas. Además, tiene 1,2 gramos de hidratos de carbono y 2 gramos de proteínas como podemos comprobar en la siguiente tabla:

NutrientesCantidades por cada 100 gramos
Calorías (kcal.)142
Grasas (g.)14
de las cuales saturadas (g.)1,6
Hidratos de carbono (g.)1,2
de los cuales azúcares (g.)1,2
Fibra alimentaria (g.)0,6
Proteínas (g.)2
Sal (g.)0,14

*Fuente: Alpro

¿Qué ingredientes contiene la “nata” de soja? 

Habas de soja descascarilladas

La soja es una leguminosa original del sudeste asiático con numerosas propiedades beneficiosas para el organismo. El consumo habitual de soja o de alimentos elaborados a partir de esta leguminosa ayuda a controlar el peso gracias a su alto contenido en lípidos insaturados, en proteínas y en fibra. Además, la soja mejora los síntomas de la menopausia, previene enfermedades cardiovasculares y mejora la salud ósea. 

Aceite de girasol

El aceite de girasol es un tipo de aceite de origen vegetal que es extraído a través del prensado de las semillas de girasol. Este aceite es fuente de vitamina E, un tipo de vitamina liposoluble que es almacenada en el tejido graso y en el hígado.

Sucroésteres de ácidos grasos 

Es un tipo de emulsionante sintético y antioxidante. Es obtenido por la síntesis de Glicerol (E422), un tipo de edulcorante sintético, y de ácidos grasos animales o vegetales, generalmente transgénicos. Este aditivo es empleado en una larga lista de alimentos: pan de molde, chocolates, cremas, pizzas, salchichas, embutidos y leches infantiles. 

Estabilizantes (goma xantana, carragenano, goma guar)

La lista de ingredientes de la nata de soja la completan tres estabilizantes: goma xantana (E415), carragenano (E407) y goma guar (E412). La goma xantana es un espesante sintético y gelificante que es empleado para modificar la textura de algunos alimentos, como salsas, leches o batidos. El carragenano es obtenido a través de la extracción de algas marinas rojas, mientras que la goma guar es un espesante natural y gelificante empleado en zumos, fideos, panes y en bebidas vegetales. 

¿Es vegana la “nata” de soja?

La “nata” de soja es un producto elaborado a partir de alimentos vegetales. Si bien, uno de sus componentes, los sucroésteres de ácidos grasos, es obtenido por la síntesis de Glicerol o de ácidos grasos animales o vegetales. Por ello, es aconsejable que aquellas personas que sigan dietas veganas revisen la etiqueta nutricional del producto. 

¿Cómo elaborar “nata” de soja en casa?

Cada vez son más los supermercados españoles que ponen a disposición de los consumidores productos de origen vegetal. Sin embargo, como siempre decimos en Mundo Lácteo, la mejor opción es la elaborada en casa. Realizar “nata” de soja en casa es sencillo y económico.

Ingredientes necesarios

  • 150 ml de bebida vegetal de soja.
  • 50 g de aceite de coco desodorizado.
  • 3 cucharaditas de lecitina de soja.

Utensilios 

  • Una olla mediana.
  • Una batidora de mano.
  • Una cuchara de madera.
  • Un recipiente o tarro hermético. 

Nata de soja: paso a paso 

  1. Derretir el aceite de coco y la lecitina de soja al baño María. 
  2. Calentar la bebida vegetal de soja en el microondas.
  3. Verter la mezcla del aceite de coco y la lecitina en un vaso de batidora.
  4. Agregar la “leche” de soja y batir hasta que emulsione.
  5. Dejar enfriar la nata de soja y guardarla en un recipiente hermético.

La nata de soja puede durar hasta 3 días, siempre y cuando sea almacenada de manera correcta en el frigorífico. Este ingrediente también puede ser empleado en la elaboración de postres; para montar la “nata” de soja es imprescindible que esté muy fría y añadir algún espesante casero, como la goma garrofín o azúcar glas, para asegurar su consistencia. 

¿Para qué platos puede emplearse la “nata” de soja?

La “nata” de soja para cocinar tiene las mismas aplicaciones que la nata convencional. Este producto puede ser empleado para la elaboración de salsas o de cremas, ya que aporta un toque extra de cremosidad. Además de este uso, también combina a la perfección con pastas y arroces, e incluso puede ser utilizada para postres, como la panna cotta o el tiramisú.

¿La “nata” de soja es apta para embarazadas?

Sí, la “nata” de soja es un producto apto para embarazadas. El embarazo es una etapa de la vida en la que hay que tener un especial cuidado con los alimentos que son consumidos, pero la “nata” de soja es un alimento recomendable, siempre y cuando sea consumido con moderación. 

“Nata” de soja o nata convencional. ¿Cuál elegir?

La “nata” de soja y la nata convencional son empleadas para elaborar un gran número de recetas. Ambas son empleadas para aportar una textura más suave y una mayor cremosidad a cremas o sopas. Si bien, la diferencias entre estos dos productos radica en su origen. La nata de soja es elaborada con ingredientes de origen vegetal, mientras que la nata convencional es elaborada con leche de vaca.

La nata de soja es, por tanto, un producto para personas que sigan dietas veganas, libres de lactosa o de caseína. Además, es más ligero que la nata convencional, ya que aporta 142 calorías por cada 100 gramos, como podemos ver en la siguiente tabla:

NutrientesNata de soja por cada 100 gramosNata convencional por cada 100 gramos
Calorías (kcal.)142189
Grasas (g.)1418
de las cuales saturadas (g.)1,612,2
Hidratos de carbono (g.)1,24,4
de los cuales azúcares (g.)1,23,7
Fibra alimentaria (g.)0,6
Proteínas (g.)22,4
Sal (g.)0,140,1

*Fuente: Alpro y Central Lechera Asturiana

¿Qué otro tipo de «natas» vegetales existen?

La “nata” de soja no es la única nata vegetal del mercado. Existe un amplio abanico de opciones disponibles en los lineales de los supermercados o bien elaboradas en casa con las que sustituir la nata convencional. La “nata” de coco es una de las opciones más conocidas, junto a la nata de soja; esta es elaborada con bebida vegetal de coco, aunque otra opción es emplear pulpa de coco. 

Otras ideas para sustituir la nata convencional son la “nata de arroz”, la “nata” de almendras o incluso la “nata” de sésamo, rica en grasas mono y poliinsaturadas, y en minerales.

Destacados

Relacionados

Mujer con dolor de barriga.

La leche estriñe, ¿verdad o mito?

Son numerosos los mitos que rodean a este producto básico en la dieta mediterránea: la leche es mala para la salud, aumenta los niveles de colesterol, causa estreñimiento…

/
Ovejas pastando en la hierba verde.

Leche de oveja: composición nutricional y beneficios

El litro de leche de oveja tiene un precio medio de 2 euros, aunque puede llegar hasta los 3,59 euros, en función de la marca.

/
Burra.

Leche de burra, un producto de lujo al alcance de pocos

Hoy en día, la leche es empleada generalmente para la elaboración de jabones y cremas.

/