¿Cómo elegir una buena leche en el supermercado?

Para elegir una buena leche en el supermercado es esencial valorar parámetros como la calidad, la procedencia de la leche o la composición.

23 mayo 2024

Para elegir una buena leche en el supermercado es esencial tener en cuenta distintos parámetros como la calidad, la procedencia de la leche o la composición. En esta guía completa ahondamos sobre los tipos de leche disponibles en el supermercado y cuál comprar atendiendo a las necesidades y preferencias de cada consumidor.  

¿Cómo saber que una leche es de buena calidad?  

Para saber si una leche es de buena calidad es fundamental valorar diferentes factores. La mayor parte de los compradores de leche en distintas superficies comerciales de alimentación no son dietistas o nutricionistas, ni técnicos de calidad, por lo que para determinar la calidad del producto se atiende a la información que aporta el fabricante en el envase.  

En el envase se encuentra la fecha de caducidad, que es un indicador de la frescura y sobre cuándo consumir este producto.  El estado del envase también debe revisarse, ya que un mal envasado puede ser perjudicial y si no se conserva bien la leche, puede perder nutrientes y vitaminas necesarias para un correcto funcionamiento del organismo, además de aumentar el riesgo de que afloren bacterias y microorganismos nocivos en ella.  

Para determinar la calidad de la leche es imprescindible comprobar los ingredientes de la leche. La leche para ser tal sólo debe contener un ingrediente, leche sometida a algún proceso de esterilización que asegure su conservación. 

 Los nutrientes de una leche de calidad son: grasa, proteínas, calcio y carbohidratos y no precisa de ningún ingrediente extra como azúcares, estabilizantes o sabores artificiales. No obstante, existen leches fortificadas con vitaminas, hierro u Omega-3. 

Tipos de leche en el mercado 

En el supermercado puedes encontrar una amplia variedad de tipos de leche que responden a las necesidades y preferencias de los consumidores. 

Leche de vaca 

La leche de vaca es la leche más consumida a nivel mundial. Tiene un alto contenido en calcio y proteínas y existen distintas variedades atendiendo al porcentaje de grasa que contiene. La leche entera contiene aproximadamente un 3,5% de grasa por cada 100 mililitros, lo que la convierte en una variedad muy cremosa. La leche semidesnatada tiene alrededor de un 1.8% de grasa. Esta reducción se consigue con un proceso de centrifugación y la adición posteriormente de nata en la proporción requerida. Por último, la leche desnatada contiene 0,1 gramos de grasa por 100 mililitros, es decir, un máximo del 0,5% de grasa. Es la opción más baja en calorías y no tiene el sabor ni la textura de su contrapunto, la leche entera. También hay leche de vaca deshidratada, es decir, en polvo. 

Leche orgánica o ecológica 

La leche ecológica es un producto en auge y proviene de ganaderías o granjas ecológicas que respetan los criterios de Bienestar Animal y sostenibilidad medioambiental. Las vacas ordeñadas para producir leche orgánica no han sido tratadas con antibióticos ni con hormonas de crecimiento y se alimentan de forma natural. 

Leche sin lactosa 

La leche sin lactosa se trata para eliminar o descomponer la lactosa, el azúcar natural presente en la leche. Al descomponer la lactosa, la leche resultante tiene un sabor más suave y dulce. Existe leche sin lactosa entera, semidesnatada y desnatada también. 

Leche de cabra 

La leche de cabra y se consume tanto de forma líquida como en quesos, aunque es más habitual el consumo de queso de cabra que de leche de cabra. El sabor es más consistente y fuerte que el de la leche entera. Sin embargo, está recomendada para personas con problemas de digestión debido a su contenido en proteínas y grasa de calidad.  

Leche fresca 

Este tipo de leche se somete a un proceso de pasteurización o tratamiento térmico suave para eliminar todo tipo de bacterias que pueden alterar la leche, pero es más suave que el proceso UHT, por lo que su periodo de consumo preferente es menor. Por norma general se comercializa en botella y no en cartón y su fecha de caducidad no supera los 7 días. Si el tratamiento térmico con el que se procesa la leche para eliminar las bacterias es a temperaturas muy altas en un lapso corto de tiempo, el resultado será leche UHT (Ultra High Temperature). La leche UHT es la leche más consumida y es envasada en tetrabrik. 

Leche evaporada y leche condensada 

Estas dos opciones se emplean más en repostería o para ligar salsas y cremas, aportándoles mayor consistencia, como es el caso de la leche evaporada. Le leche condensada, por su parte tiene una alta concentración de azúcares y su sabor es muy dulce. 

Bebidas vegetales 

Las alternativas vegetales a la leche más comunes son de almendra, soja, avena, arroz y coco. Estas bebidas tienen un bajo contenido en grasas y alto contenido en vitaminas como la vitamina A y B. En general, son más dulces que la leche de origen animal y no pueden ser denominadas leche, ya que se elaboran con agua y su ingrediente principal 

¿En qué fijarse a la hora de comprar leche en el supermercado?  

A la hora de hacer la compra y seleccionar el tipo de leche que más se ajuste a las preferencias de cada uno dentro de las opciones disponibles en el supermercado, hay varios aspectos que se deben valorar como ya adelantamos anteriormente.  

A continuación, ampliamos la lista de elementos que se debe tener en cuenta para adquirir leche.  

  • Fecha de caducidad: Quizás es lo primero que se debe hacer al comprar cualquier tipo de producto alimenticio. Hay que verificar que la leche está en plazo para ser consumida y escoger aquella con la fecha más lejana para que aguante más tiempo fresca y con todos sus nutrientes.  
  • Envase: Es fundamental que el envase no presente ninguna alteración y esté perfectamente cerrado y precintado. De no ser así, habría que informar al personal del supermercado para que lo retire del lineal. 
  • Ingredientes: En el propio envase se pueden leer los componentes de la leche. Como ya indicamos, la leche es un producto natural que no necesita de aditivos ni ingredientes extras. Para muchos consumidores es importante comprobar que la leche no tiene ningún ingrediente adicional. 
  • Certificaciones: La leche, como el resto de los alimentos comercializados, cuenta con indicadores o sellos de calidad y procedencia, que avalan su producción. En el caso de leche de Pastoreo o la leche ecológica, por ejemplo, esta característica vendrá especificada en el propio envase.  
  • Procedencia de la leche: Muchas veces los productores locales emplean prácticas agrícolas sostenibles y de bienestar animal. Esto es un factor importante para muchos consumidores. 
  • Preferencias, necesidades o intolerancias:  Cada consumidor tiene unas circunstancias personales que guían su decisión. En el caso de intolerancia a la lactosa o a proteínas de la leche, se debe optar por productos sin lactosa, por ejemplo. Si la dieta que se sigue es vegana o vegetariana existen alternativas vegetales para abastecer ese tipo de mercado, aunque ninguna de estas bebidas puede sustituir en nutrientes a la leche. 

¿Cuál es el mejor tipo de leche? 

Esta pregunta es muy difícil de responder, ya que no existe el mejor tipo de leche en general, no es posible establecer un ranking en base a criterios objetivos. Sin embargo, sí hay tipos de leche adecuados a situaciones específicas.  

En el caso de adolescentes o niños pequeños, la leche entera es una gran opción ya que aporta grandes dosis de minerales, calcio y vitaminas, importantísimas para el desarrollo cerebral y el correcto crecimiento de este grupo de personas. En el caso de personas con problemas cardiovasculares o de colesterol, las leches fortificadas con Omega-3 o las variedades desnatadas y semidesnatadas, que tienen menos porcentaje de materia grasa pueden ser más indicadas.  

Las personas que siguen dietas ecológicas o están preocupados por el bienestar animal tienen en los supermercados leche bio o ecológica.  

Destacados

Relacionados

Los socios de Central Lechera Asturiana SAT ratifican la “valorización del sector lácteo” tras obtener 26,3 millones de beneficios en 2023

El grupo Central Lechera Asturiana cerró el ejercicio de 2023 alcanzando los 26,3 millones de euros, casi quince veces más que en 2022.

/

Covap, principal proveedor de leche de Mercadona, apuesta por la innovación gallega al entrar en el accionariado de Innogando

El grupo Covap, propietario de Naturleite, principal proveedor de leche de Mercadona, compró acciones de la startup gallega Innogando.

/

El Buen Pastor, Clesa y Larsa Pastoreo, top 3 de mejores leches enteras, según la OCU

La OCU ha analizado 37 briks de leche entera UHT en el mercado y El Buen Pastor, Clesa y la Leche de Pastoreo Larsa encabezan el ranking.

/
Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)