Mousse de chocolate, una receta sencilla de interior esponjoso

La mousse de chocolate es un clásico de la repostería gracias a su ligereza e intenso sabor. Es fácil toparse con elaboraciones en las que la mousse es un complemento, pero esta crema es un plato en sí mismo.

22 diciembre 2022

 

La mousse de chocolate es un clásico de la repostería gracias a su ligereza e intenso sabor. Es fácil toparse con elaboraciones en las que la mousse es un complemento, pero esta crema es un plato en sí mismo. Su origen es francés y originalmente solo existían tres tipos: de café, de azafrán y de chocolate. El secreto de la mousse es el punto de montado de las claras y la nata. 

Lista de ingredientes 

  • 250 g. de chocolate negro para fundir o especial postres 
  • 100 g. de mantequilla
  • 4 huevos talla M 
  • 100 g. de azúcar blanco 
  • 200 ml. de nata líquida para montar 

Utensilios necesarios 

  • Una olla
  • Un cazo 
  • Una lengua de silicona 
  • Batidora eléctrica de varillas 
  • Dos boles 

Mousse de chocolate, paso a paso 

  1. Llenar una olla con agua hasta la mitad y calentar hasta ebullición. 
  2. Partir el chocolate en trozos más pequeños y colocar en un cazo. 
  3. Bajar el agua a fuego bajo y colocar el cazo sobre la olla para fundir el chocolate al baño María. 
  4. Derretir al tiempo que se remueve lentamente en la misma dirección siempre. 
  5. Retirar del calor y dejar que baje la temperatura. 
  6. Montar la nata con ayuda de una batidora eléctrica de varillas. 
  7. Reservar la nata en la nevera para ganar firmeza. 
  8. Separar las claras de las yemas y añadir las yemas al chocolate junto con la mantequilla. 
  9. Montar las claras a velocidad lenta y luego rápido. Añadir azúcar cuando la textura sea casi firme al 100%. 
  10. Incorporar el merengue a la mezcla de chocolate, yemas y mantequilla. 
  11. Mezclar poco a poco con movimientos envolventes con ayuda de una lengua de silicona. 
  12. Integrar completamente y repetir este proceso con la nata hasta obtener una crema esponjosa y homogénea. 
  13. Reservar en la nevera la mousse de chocolate hasta el momento de servir. 

Trucos para una mousse de chocolate perfecta 

  • Turnos. Para obtener la mejor textura de la mousse de chocolate es recomendable añadir tanto el merengue como la nata en turnos. No incorporar de golpe toda la mezcla facilita la integración plena en la elaboración. Tanto la nata como el merengue están montados y trabajar mal su mezcla con el chocolate puede provocar que bajen y mengüe su tamaño, lo que afecta directamente en el resultado de la mousse. 
  • Frío. Las temperaturas de los ingredientes son parte fundamental de la pastelería. Para recetas como las de mousse de chocolate, emplear nata y huevos fríos acelera el proceso de batir y montar. Con el chocolate ocurre al contrario, mejor a temperatura ambiente para poder derretirlo. 
  • Baño María. Es habitual emplear el microondas para fundir chocolate y es una alternativa rápida a un proceso más laborioso como el baño María. Sin embargo, lo más recomendable es utilizar esta técnica más rudimentaria pero que garantiza una textura cremosa en el chocolate y sin que correr el riesgo de que adquiera sabor a quemado. 

¿Cómo acompañar una mousse de chocolate? 

Aunque la mousse de chocolate puede comerse sola, sin mayor aderezo, también marida a la perfección con otros alimentos o puede combinarse con ellos como un ingrediente más para dar lugar a platos elaborados y sabrosos. 

  • Nata y fruta fresca. Uno de los modos más comunes de servir la mousse de chocolate es en un vaso pequeño o copa. Emplatada de esta manera, la mousse puede cubrirse con una capa de nata montada casera. Arándanos, frambuesas, fresas y plátano son las frutas más recomendadas para rematar este tipo de servicio. 
  • Dulce de leche y galletas. Las galletas machacadas son la base de muchas tartas, como la de queso. Sin embargo, ese mismo ingrediente puede emplearse para cubrir la superficie de la mousse de chocolate y rematar con una capa de dulce de leche. Este proceso puede hacerse a la inversa y colocar la galleta y el dulce de leche debajo de la mousse. 
  • Bizcocho. Un bizcocho esponjoso de yogur puede ser el acompañamiento perfecto para la mousse de chocolate si se utiliza como base en la que untar la crema de chocolate. La versatilidad del bizcocho permite adaptar esta combinación a muchas formas. 
  • Hojaldre y anises. Rellenar una manga pastelera con mousse de chocolate amplía los horizontes del emplatado. Las tulipas de hojaldre son el recipiente adecuado para emplatar este dulce como un bocadito ligero. Puede rematarse espolvoreando anises de chocolate de diferentes colores para darle un toque color. 

Destacados

Relacionados

La lasaña de calabacín utiliza la verdura como sustituto a las placas de pasta.

Lasaña de calabacín, reinvención vegetal de un clásico italiano

La lasaña es uno de los platos más emblemáticos de la gastronomía italiana, con tantas versiones como países en los que se disfruta. Es decir, incalculables.

/
La hamburguesa de atún se elabora con una masa de diferentes ingredientes, entre ellos, leche entera.

Hamburguesa de atún, receta fácil para comer pescado de manera diferente

La hamburguesa de atún es un filete de pescado desmenuzado y mezclado con otros ingredientes que actualmente goza de mucha popularidad, tras haber sido concebida como un método para que niños y niñas comiesen pescado de manera más divertida.

/
El flan de turrón es un dulce de aprovechamiento de marcado sabor a almendra.

Flan de turrón, un dulce sencillo de cocina de aprovechamiento

El flan de turrón es un postre de cocina de aprovechamiento, ya que recupera los restos navideños que hay en cada casa para darle una segunda vida al turrón blando de almendras.

/