La panna cotta debe elaborarse con una nata con un contenido alto en materia grasa.

Panna cotta, un dulce italiano de siglos en 25 minutos

La panna cotta es un dulce italiano, típico de la región de Piamonte, que figura en manuscritos desde el siglo XVIII, aunque con toda seguridad se elabora desde tiempo anterior.

6 junio 2023

La panna cotta debe elaborarse con una nata con un contenido alto en materia grasa.
La panna cotta debe elaborarse con una nata con un contenido alto en materia grasa.

 

La panna cotta es un dulce italiano, típico de la región de Piamonte, que figura en manuscritos desde el siglo XVIII, aunque con toda seguridad se elabora desde tiempo anterior. Su receta es sencilla, ya que puede cocinarse solo con nata, azúcar y vainilla, pero desde la aparición de la gelatina, esta se ha normalizado como un ingrediente más. El principal motivo es que, si se carece de gelatina, la panna cotta debe cocinarse también al baño maría, prolongando y complicando el proceso. Este dulce es a menudo conocido también como flan de nata, por la similitud de un plato con el otro, pero la panna cotta es una elaboración con identidad propia. 

Lista de ingredientes 

  • 3 láminas de gelatina 
  • 500 ml de nata para montar 
  • 70 g de azúcar blanco 
  • Esencia de vainilla 

Utensilios necesarios 

  • Un cuenco 
  • Una cacerola 
  • Unas varillas 
  • 6 moldes individuales de formato yogur 

Panna cotta, paso a paso 

  1. Hidratar la gelatina en un cuenco con agua fría siguiendo las instrucciones del fabricante.
  2. Sumergir durante unos minutos hasta formar una mezcla de textura similar a gel.
  3. Verter la nata para montar en una cacerola.
  4. Calentar la nata a fuego medio-bajo y remover.
  5. Añadir el azúcar cuando la nata lleve 1 minuto en el fuego.
  6. Remover constantemente para disolver el azúcar sin que la nata rompa a hervir.
  7. Retirar la cacerola del fuego.
  8. Agregar la gelatina hidratada a la nata.
  9. Mezclar con ayuda de unas varillas hasta integrar.
  10. Añadir 4 gotas de esencia de vainilla.
  11. Remover de nuevo para repartir el sabor homogéneamente.
  12. Repartir la masa de panna cotta en moldes individuales.
  13. Dejar enfriar cada molde con panna cotta a temperatura ambiente durante 10 minutos.
  14. Refrigerar al menos durante 4 horas para compactar la panna cotta.
  15. Servir directamente de la nevera a la mesa. 

Consejos para elaborar una panna cotta perfecta 

  • Temperatura. La temperatura es uno de los elementos que más influye en obtener una panna cotta perfecta. La nata nunca debe romper a hervir o la textura resultante tras ser refrigerada será diferente, afectando incluso al sabor. 
  • Reposo. La panna cotta tiene diferentes tiempos de reposo que deben respetarse para favorecer a la concentración del sabor y la compactación. Por una parte, el reposo a temperatura ambiente tras mezclar la gelatina hidratada es clave para conseguir el espesor de la masa. Por otro lado, el reposo en nevera no debe ser en ningún caso inferior a las 4 horas. 
  • Vainilla natural. El sabor de la panna cotta es delicado y fresco. Para ello, es fundamental que en la receta se incluya vainilla. Lo ideal es elegir vainilla natural en vaina e infusionar la nata con ella, para posteriormente colarla y mezclar con la gelatina después. 
  • Nata con materia grasa. La receta de panna cotta surgió con nata con un porcentaje de materia grasa elevada. Este elemento es clave para conseguir una textura adecuada, tanto por cremosidad como por compactación. Existen productos como la Nata para Montar 38% MG de Central Lechera Asturiana que funcionan a la perfección para esta receta. 

¿Con qué acompañar la panna cotta? 

  • Frutos rojos y ron tostado. La panna cotta marida muy bien con frutos rojos, hasta el punto de que pueden servirse frescos y acompañar al dulce de este modo. Sin embargo, la combinación es más sabrosa si se calientan fresas, frambuesas y grosellas en una sartén a fuego medio-alto con una cucharada de azúcar moreno. Cuando se haya formado una salsa espesa, bastará con agregar un cuarto de vaso de ron tostado e integrar todo a fuego bajo hasta evaporar el alcohol. 
  • Cítricos y chocolate negro. Tanto los cítricos como el chocolate negro por separado son acompañamientos habituales de la panna cotta, aunque no por ello excluyentes. Para obtener esta combinación fresca y con ricos matices, deberás exprimir el zumo de medio limón, media naranja y media lima y mezclarlos con pequeños fragmentos de chocolate. Una vez rocíes la panna cotta con los jugos antes de servir, ralla un poco de piel de cada cítrico y de chocolate negro sobre el dulce.

Destacados

Relacionados

A medida que la cocina asiática se ha vuelto más popular, la sopa de pollo con leche de coco se ha convertido en un plato internacional.

Sopa de pollo con leche de coco, una receta asiática para entrar en calor

La sopa de pollo con leche de coco es una deliciosa y reconfortante receta que combina sabores suaves con un toque exótico.

/
La gelatina es fundamental para que la tarta de piña y leche de coco cuaje adecuadamente.

Tarta de piña y leche de coco, un dulce fresco y ligero para todo el año

La tarta de piña y leche de coco es un dulce de receta similar a la clásica tarta de queso fría, pero restando el peso de los lácteos y sustituyendo parte de estos con fruta fresca.

/
El chai latte con bebida de avena puede consumirse frio con un poco de hielo.

Té chai con bebida de avena, una bebida para cualquier momento del día

El té chai con bebida de avena es una versión de la receta tradicional que se ha consumido en la India durante siglos.

/