Vaso de leche.
Estás aquí:

Qué es la leche semidesnatada y cuáles son sus principales beneficios

La leche semidesnatada se ha posicionado como la clara favorita en los hogares españoles. En los últimos años, el consumo ha ido aumentando hasta situarse en los 34,33 litros por persona.

25 diciembre 2021

Vaso de leche.
La leche es rica en calcio, fósforo, zinc y vitaminas.

Muchas personas deciden pasar de la leche entera a la leche semidesnatada porque prefieren un sabor más suave, porque creen que engorda menos o porque ayuda a prevenir enfermedades cardiacas. Antes de conocer si estos datos son ciertos, vamos a detallar qué es la leche semidesnatada.

¿Qué entendemos por leche semidesnatada?

La leche es una secreción nutritiva de color blanquecino producida por las células secretoras de las glándulas mamarias de diferentes mamíferos.  Aunque esta es la definición general del término leche, existen diferentes tipos de leches en función de su porcentaje de materia grasa: leche entera, semidesnatada y desnatada. 

En cuanto a la leche semidesnatada, la legislación la define como aquella que contiene entre el 1,50% y el 1,80% de materia de grasa de leche, un porcentaje inferior a la leche entera y superior a la leche desnatada. 

Pero ¿cómo se obtiene? Para poder alcanzar dicho porcentaje, se debe separar previamente la grasa de la leche entera del resto de nutrientes, bien a través de un proceso manual o industrial. Una vez completado este y retirada toda la nata,  se incorpora la cantidad de ella requerida para alcanzar el porcentaje establecido por la legislación. 

Valor nutricional de la leche semidesnatada

Una de las mayores dudas es que si la leche semidesnatada, al ver reducido su porcentaje en grasa, sigue conteniendo propiedades nutricionales y la respuesta es clara: sí. Aunque este tipo de leche contiene un mínimo de 1,50% y un máximo de 1,80% de materia grasa, sigue presentando niveles óptimos de calcio, fósforo, magnesio, proteínas, hidratos de carbono y vitamina B.

Calcio

La leche semidesnatada aporta entre 105 y 120 miligramos de calcio por cada 100 mililitros. De hecho, la leche semidesnatada cuenta con la misma cantidad de otros minerales que la entera, como son el fósforo y magnesio.

Proteínas e hidratos de carbono

La normativa vigente exige que la leche semidesnatada contenga, al menos, un 2,72% de proteínas. Si hablamos de hidratos de carbono, el porcentaje debe ser superior, alcanzando el 4,25%. 

Vitaminas

Durante el denominado proceso de centrifugación de la nata o grasa de la leche, se eliminan las vitaminas liposolubles A, D y E y se añaden antes de envasar y comercializar la leche. 

Estas vitaminas ayudan al hígado, los tejidos grasos y los músculos, y se absorben más fácilmente por el organismo.

Todas estas vitaminas son esenciales, entre otras cosas, para que nuestro organismo pueda absorber fácilmente el calcio, y ayudar así a la reparación de las células de mucosas, uñas, visión, etc. 

En la siguiente tabla podemos observar una comparación de los valores nutricionales de un vaso de 100 mililitros de leche entera, semidesnatada y desnatada:

Leche EnteraLeche Semidesnatada Leche Desnatada
Kilocalorías63 kilocalorías45 kilocalorías34 kilocalorías
Grasas3,60 gramos1,55 gramos0,25 gramos
Proteína3,10 gramos3,15 gramos3,20 gramos
Hidratos de Carbono4,6 gramos4,65 gramos4,70 gramos

 

Como vemos, los datos son relativamente parecidos salvo por el porcentaje en grasa. Sin embargo, aunque parezca algo positivo, lo que sí debemos de remarcar es que la leche desnatada contiene un mayor porcentaje de hidratos de carbono, dado que la lactosa es su principal componente.

La leche con mayor porcentaje de grasa ayuda a mantener la sensación de saciedad, los niveles de ácidos grasos Omega 3.

Niña bebiendo un vaso de leche.

Tendencias de consumo: Leche entera vs. Leche semidesnatada

La leche semidesnatada se ha afianzado con el tiempo como una alternativa de consumo a la leche entera. En los últimos años, según publica el portal Statista, el consumo de leche entera en España ha pasado de los 49,33 litros por persona en el año 2000 a los 17,11 litros en 2017, la mayor bajada registrada. Si bien, desde entonces ha aumentado ligeramente la tendencia de consumo hasta alcanzar los 20,60 litros por persona en 2020.

Si lo comparamos con la leche semidesnatada, sigue siendo la clara favorita para el público ya que el consumo ha pasado de los 26,53 litros por persona a comienzos de los años 2000 a los 34,33 en 2020. ¿Por qué los españoles prefieren consumir este tipo de leche?

Mitos de la leche semidesnatada

Existe la creencia de que la leche semidesnatada engorda menos que la leche entera, y que ayuda a prevenir enfermedades cardiacas. Sin embargo, varios estudios han demostrado que esto no es del todo cierto.

De hecho, tal y como publica Nutrición Hospitalaria sobre la importancia de los alimentos lácteos en la salud cardiovascular, el consumo de productos lácteos en general “no se asocia a ganancia de peso, ni a un aumento del riesgo de padecer sobrepeso u obesidad”.

Con relación a la salud cardiovascular, el artículo Los nutrientes de la leche en la salud cardiovascular expone que, aunque “tradicionalmente la leche ha sido reconocida como un alimento completo, este consenso no se mantiene al considerar la grasa láctea». 

Sin embargo, los autores de este artículo explican que, después de décadas de controversia, “la imagen negativa de la grasa láctea se está viendo atenuada detectándose un creciente interés a los lípidos lácteos como fuente de ingredientes”.

Principales beneficios

A pesar de que existen diferentes tipos de leche en función del gusto o las necesidades de cada consumidor, en Mundo Lácteo ya explicamos que todas éstas aportan múltiples beneficios positivos en un consumo recurrente. Algunos de estos beneficios son:

  • El calcio y la vitamina D de la leche y los lácteos son fundamentales para el crecimiento y el desarrollo de huesos y dientes
  • El consumo habitual evita el desarrollo de la obesidad, 
  • Ayuda a regular la presión arterial y también el colesterol LDL, conocido popularmente como “colesterol malo”. 

¿Cuál es la ingesta que debe hacer una persona diariamente? La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria aconseja que, en función de la edad y la persona, se consuma alrededor de 3 o 4 raciones de lácteos o derivados. Mientras, la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética baja esta cantidad de raciones a las 2 o 3.

Destacados

Relacionados

Mujer con dolor de barriga.

La leche estriñe, ¿verdad o mito?

Son numerosos los mitos que rodean a este producto básico en la dieta mediterránea: la leche es mala para la salud, aumenta los niveles de colesterol, causa estreñimiento…

/
Ovejas pastando en la hierba verde.

Leche de oveja: composición nutricional y beneficios

El litro de leche de oveja tiene un precio medio de 2 euros, aunque puede llegar hasta los 3,59 euros, en función de la marca.

/
Burra.

Leche de burra, un producto de lujo al alcance de pocos

Hoy en día, la leche es empleada generalmente para la elaboración de jabones y cremas.

/